SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

MÉTODO SCULPTING

Por Nueva Estética

Este masaje intraoral con sello exclusivo permite reconstruir los volúmenes faciales, recuperar la elasticidad cutánea, tratar el bruxismo y, en definitiva, rejuvenecer el rostro. Pero eso no es todo, además, ha demostrado tener múltiples propiedades terapéuticas, convirtiéndose así en todo un ritual holístico. NATHALIA ARANGO. Directora del centro Opuntia Organic

 



El masaje Sculpting es mucho más que una técnica de juventud, pues, y es que sus maniobras no solo ayudan a despertar la belleza de la piel, sino que buscan actuar en un plano holístico, mejorando la calidad de vida. De manera que este masaje permite actuar también sobre el sistema linfático, circulatorio, inmune y nervioso. Entre sus múltiples propiedades, mejora la fijación del músculo al hueso, restaura el óvalo facial, atenúa los cambios relacionados con el proceso de envejecimiento, alivia el bruximo y favorece la relajación de los tejidos tras una cirugía estética. Para aumentar la efectividad de sus maniobras, al masaje se añaden las propiedades de la cosmética natural rica en ingredientes orgánicos, entre los que destaca el cactus Opuntia, capaces de actuar en las capas más profundas de la piel y obtener una regeneración progresiva. Este masaje actúa sobre diferentes puntos del rostro, cuello y escote armonizando y equilibrando todos los bloqueos que impiden su correcto funcionamiento. Se trata de una técnica combinada, de estimulación nerviosa y sensorial, que mezcla diferentes tipos de maniobras faciales y que también incorpora manipulaciones intraorales e intranasales (dentro de la boca y nariz), que actúan de forma directa en los puntos de fijación de los músculos al hueso, así como las suturas óseas del rostro y los tejidos de cuello y rostro, cuya finalidad es la de activar el riego sanguíneo y linfático, favoreciendo el intercambio celular. Al movilizar los líquidos faciales, se consigue por un lado, que los nutrientes lleguen mejor a las células, y por otro, que las toxinas circulantes alcancen los órganos y ganglios encargados de eliminarlas. De esta manera se realiza una limpieza  profunda y una detoxificación.
 
Puedes seguir leyendo este artículo en nuestra revista de Noviembre 2020. Si todavía no eres suscriptora, haz click aquí.