SUSCRÍBETE

7 Revistas
2 Suplementos  

%title

EL PROCESO DE CICATRIZACIÓN TRAS UNA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA

Por Nueva Estética

Es cierto que no todos cicatrizamos de la misma forma, y que cada cicatriz es un mundo pero con algunos cuidados es posible mejorar su apariencia y disimularla. De la mano del Doctor Marco Amaya, director del Instituto Español de Cirugía Plástica, descubrimos tiempos, problemas, consejos para entender el proceso de cicatrización y cómo ayudar a que ésta cure más rápidamente. 

 


Una herida tarda aproximadamente entre 12-24 meses en curar. Durante este proceso pueden existir diferentes problemas que pueden afectar a la posterior apariencia de la cicatriz:
 
Dehiscencia de la sutura, algo poco frecuente y que suele ocurrir en las primeras semanas. Cuando esto pasa la cicatriz se abre.
Extrusión de los puntos. Puede suceder entre la segunda y la sexta semana de postoperatorio. Se manifiesta como la aparición de un hilo de sutura a través de la cicatriz, o como la aparición de un granito con secreción. El tratamiento consiste en la retirada del punto, o la cura local con un antiséptico.
Hipertrofia de la cicatriz. Es cuando la cicatriz aumenta de grosor, pero se mantiene dentro de los límites de la herida. Para prevenirlo, se recomienda el uso de tiras de silicona, reducir la tensión de la herida y la eversión de los bordes. Desmontando algunos mitos como el láser decolorante pulsado, las prendas de compresión y el masaje, que han demostrado tener una eficacia muy baja. Sin embargo, estos métodos, pueden ser útiles para tratar cicatrices ya hipertróficas, junto con el láser de CO2, los corticosteriodes, el 5 fluoracilo, la bleomicina y los masajes.
Aparición de un queloide. Cuando esto sucede la cicatriz queda abultada y sobrepasa los límites originales de la herida. Para su tratamiento han demostrado eficacia, la extirpación, los corticoides, la mitomicina, la bleomicina y la radioterapia. Contrario a lo que se pueda pensar, el cirujano o médico que realice la intervención no es un factor determinante en la posterior cicatriz, salvo algunas excepciones. 
 
Factores determinantes
 
Durante el proceso de cicatrización sí influyen otras variables como la zona donde se encuentre la herida, el instrumento que la ha realizado la herida o el tipo de piel.
 
Si hablamos de localización hay ciertas zonas donde la cicatrización es mejor, un claro ejemplo son los párpados. Sin embargo, las orejas, hombros y el centro del tórax son las áreas en las hay mayor probabilidad de que la cicatriz quede abultada y sobrepase los límites de la herida (queloide). En la zona de la espalda, por ejemplo, las heridas tienden a cicatrizar quedando ensanchadas.
 
El mecanismo de acción y tensión también determina la posterior cicatriz. Esto significa que un corte con un bisturí no cicatriza igual que una quemadura o un golpe. Las heridas de bisturí cicatrizan mejor que las provocadas por el láser que al final son quemaduras. Las lesiones con las que acostumbramos a acudir a urgencias son inciso-contusas, como una caída en la que además del corte existe un golpe. Y precisamente ese golpe es el causante de la mala cicatrización puesto que los bordes de la herida quedan maltrechos. Por otro lado, las heridas que cierran con tensión siempre cicatrizan peor que las que cicatrizan sin tensión puesto que tienen tendencia a la dehiscencia
 
El tipo de piel y la variabilidad individual son otro de los factores más importantes en el proceso de cicatrización. Las personas de piel oscura tienden a tener cicatrices más abultadas que las personas de piel cara. La piel hidratada cicatriza mejor que la seca, así como las personas con piel mas finas cicatrizan mejor. Aunque esta se la norma, de paciente a paciente existe una variabilidad individual grande.
 
El tiempo de epitelización, el que tarda en formarse la capa más superficial de la piel y ya no existe más exudación, también influye en su cicatrización. Una herida que queda abierta y cicatriza sin la aproximación de los bordes, tarda más en cicatrizar que una con los bordes aproximados. Si el proceso de cicatrización se demora en el tiempo la herida suele cicatrizar peor.
 
Pues bien, estos factores determinan hasta en un 90% en el proceso de cicatrización, el restante 10% viene influenciado por el tratamiento que se hace a la herida. Cualquier cicatriz tiende a mejora con el tiempo sin necesidad de tratamiento, pero si empeora o no evoluciona favorablemente existen productos que pueden mejorar su evolución. La mayoría de estos se basan en ácidos grasos esenciales, vitaminas y diferentes compuestos naturales con efectos antiinflamatorios.
 
 

NOTICIAS RELACIONADAS