SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

TODO SOBRE EL AUMENTO DE MAMA

Por Nueva Estética
¿Es solo una cuestión estética o existen otros motivos para recurrir a un aumento de mama? ¿Cuántos tipos de prótesis hay? ¿Cuál es la mejor? ¿Dónde se coloca? El equipo de cirujanos plásticos y estéticos de clínica Opción Médica desgrana a continuación todas las cuestiones importantes relacionadas con este procedimiento quirúrgico. 
 


 
Sobre lo primero que llaman la atención los cirujanos de Opción Médica es sobre la incidencia de esta intervención, y nos cuentan que la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) estima que el número de mujeres españolas que se han sometido a una cirugía de aumento de pecho oscila entre 18.000 y 19.000. Esta cifra aumenta año tras año, de hecho estamos ante la intervención de cirugía estética número 1 en toda España. 
 
Pero... ¿qué es exactamente el aumento de mama? Es la intervención quirúrgica que permite incrementar el tamaño y modificar la forma del pecho, con resultados completamente naturales. Lucir un seno y un escote bonitos no solo proyecta la feminidad, también aumenta la autoestima y la autoconfianza.
Los motivos que llevan a una mujer a someterse a esta cirugía muchas veces son puramente estéticos, por no estar satisfecha con la talla de sujetador, puede haber también un falta muy acusada del desarrollo de la mama, pérdida de masa glandular después de embarazos o lactancias, dismetria entre ambos senos, mamas tubulares...
 
TIPOS DE IMPLANTES  
Actualmente existen en el mercado 2 tipos diferentes de prótesis:
Redondas Tienen forma de semiesfera y consiguen una mayor proyección de la mama, aportan más volumen en la parte superior del escote y los resultados son más llamativos.
Anatómicas Implantes en forma de gota que se adaptan a la anatomía del pecho y reproducen su forma y su caída de manera más natural.
 
Otra variable tiene que ver con el perfil de la prótesis, que determina el grado de proyección hacia adelante con la paciente colocada de perfil. Hay tres posibles perfiles:
Perfil alto Una vez colocado este tipo de implante va a tener encima una cantidad escasa o nula de tejido granular. Esto garantiza un aumento notable del tamaño del seno, por lo que suelen aconsejarse en mujeres con poco pecho.
Perfil medio Ideal para aquellas mujeres que desean resultados muy naturales y que la mama no presente excesivo volumen vista de perfil. 
Perfil bajo Las prótesis de perfil bajo permiten aumentar el tamaño del seno en mujeres con pechos naturalmente grandes, porque aportan más volumen sin que sea excesivo. Estos implantes también son muy recomendables en pacientes que precisan una mastopexia, es decir elevar el seno, para corregir su caída, el volumen no se verá incrementado, pero la mama sí que ganará firmeza.
 
Elegir un tipo de próteis u otra entre todas estas opciones depende de los resultados que busque la paciente, pero sobre todo, de su anatomía, por lo tanto está cuestión debe decidirla en última instancia siempre el cirujano.
 
 
¿DÓNDE SE COLOCA LA PRÓTESIS?
Hasta hace poco, los implantes mamarios se colocaban en dos planos: submuscular o subglandular. En los últimos años, se han realizado variaciones técnicas que en ciertos casos aportan mejores resultados. Hoy se puede alojar los implantes en los siguientes planos 
Submuscular La prótesis se coloca por debajo del músculo pectoral, a través de una pequeña incisión en la axila,en el polo inferior de la areola mamaria o a través del surco submamario.  Este plano se recomienda sobre todo en mujeres delgadas, con poco volumen de pecho. 
Subglandular El implante se deposita debajo de la glándula mamaria, y se desplaza a la vez que esta se desplaza, por lo que el movimiento del seno resulta muy natural.
Subfascial Colocación de la próesis debajo de la fascia muscular, es decir, entre la membrana que recubre el músculo, y el propio músculo.
Dual Plane La mitad superior de la prótesis se deposita debajo del músculo pectoral y la mitad inferior debajo de la glándula mamaria. Este plano dual aporta las ventajas de una colocación submuscular, con la naturalidad que garantiza la subglandular.