SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

STANPA PIDE PARALIZAR LA SUBIDA DE AUTÓNOMOS EN PELUQUERÍA Y ESTÉTICA

Por Nueva Estética
La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) se une a la petición realizada por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Confederación Española de Comercio (CEC),  para que no se produzca el incremento de entre 3 a 12 € en la cuota de autónomos que la Seguridad Social ha anunciado a partir de enero de 2O21.
 


 
En España hay 78.200 salones de estética y peluquería, con un total de 237.000 personas trabajando en ellos. De ellas, el 85% son mujeres y autónomas, y por lo tanto están sujetas a un mayor riesgo de desempleo, como demostró la crisis de 2008. El incremento de la cuota de autónomos previsto para enero, y que se suma al ya aplicado durante los meses de octubre y noviembre, supone un nuevo escollo para estas profesionales. En este contexto, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) pide frenar esta medida, con el objetivo de frenar el incremento de deuda que ya sufren los trabajadores autónomos, tras un año especialmente convulso, y fomentar así el camino hacia la recuperación.
 
En palabras de Val Díez, directora general de Stanpa No podemos añadir más presión a los autónomos si queremos garantizar la sostenibilidad del tejido empresarial. Peluquerías y centros de estética han demostrado una enorme capacidad de adaptación a un escenario de gran incertidumbre. En este contexto,, la peor parte se la han llevado las peluquerías; tanto es así que el 35% de estos negocios, o lo que es lo mismo, 17.000 establecimientos, se encuentran en el límite de su supervivencia. Por tanto, es esencial evitar cierres.
 
El comunicado hecho publico por Stanpa también señala que tanto las peluquerías como los centros de estética conforman un sector esencial para la sociedad y el conjunto de la economía. Todos los servicios que prestan están relacionados con la mejora de la imagen y el bienestar, pero también están ligados a eventos y celebraciones puntuales, que en la situación actual, han decaído enormemente.   De hecho, la alarma sanitaria ha hecho que la facturación haya caído entre un 22% y un 25%. y dado que en prácticamente todos los casos se trata de negocios de autoempleo, la rentabilidad de los mismos se encuentra al límite.