SUSCRÍBETE

7 Revistas
2 Suplementos  

%title

RUTINAS DE BELLEZA BAJO EL SOL

Por Nueva Estética

Los termómetros están marcando temperaturas récord, las vacaciones están a la vuelta de la esquina, si es que no las estás disfrutando ya, y los cuidados que prestamos a la piel del rostro y a nuestro cuerpo, si queremos mantener la línea, deben adaptarse a las “exigencias del verano”. El Dr. Leo Cerrud, coach nutricional y especialista en medicina estética, nos explica qué debemos hacer y qué no durante estos meses de calor.



Lo que sí
 
MINIMIZAR LA RUTINA COSMÉTICA
En verano, menos es más. Es tiempo de descanso en todos los sentidos, y a la piel le va a venir muy bien una rutina cosmética simplificada. Bastará con limpiarla bien mañana y noche, aplicar algún antioxidante, como puede ser la vitamina C, y extremar la fotoprotección y la hidratación, tal y como te contamos a continuación.
 
MÁS FOTOPROTECCIÓN Y MÁS HIDRATACIÓN

El protector solar debe ser el cosmético de cabecera durante todo el año, pero en verano se le ha de dar un protagonismo especial, porque durante estos meses, la piel está sobreexpuesta a los efectos nocivos del sol. El fotoprotector frena el fotoenvejecimiento y evita la aparición de elastosis solar, fotoarrugas, manchas...
Otra rutina que hay que extremar en verano es la hidratación, ya que el salitre, la brisa del mar o la montaña y el cloro dejan la piel tirante y seca.
 
APARCAR EL RETINOL Y LOS AHA´S
El retinol es un activo muy potente que puede sensibilizar la piel. No es que no se pueda utilizar en verano, pero hay que tener ciertas precauciones. Lo más importante es que la piel esté retinizada, es decir, ya se debe haber superado el proceso de adaptación al retinol. Si no es así, el verano no es un buen momento para incorporar este activo. Si lleva tiempo utilizándose, en verano sólo hay que extremar la protección solar. Esto es válido también para los alfahidroxiácidos, ya que en según qué cantidades, pueden sensibilizar la piel. 
 
AGUA Y MÁS AGUA
Beber mucha agua es bueno para el organismo, sobre todo en verano cuando aprieta el calor. Y aunque no se ha demostrado que una alta ingesta de agua se traduzca de por sí en una piel más hidratada, sí que ayuda a que ésta esté sana; y, como es saciante, contribuye a mantener la línea y a combatir la celulitis. 
 
CONCILIAR DIETA Y VACACIONES
Restaurantes y chiringuitos de playa son una tentación a la que es casi imposible resistirse durante las vacaciones. Como coah nutricional, El Dr. Cerrud recomienda decantarse por los platos combinados o por un menú consistente en verdura o ensalada de primero, y pescado, carne o tortilla de segundo. Las guarniciones como el queso, se pueden tomar, pero con un poco de moderación. Para beber, una buena opción son la cerveza con gasesosa o limonada light y el tinto de verano, también con bebidas bajas en calorías. Y una observación interesante por parte del doctor: en lo que a la báscula se refiere, son peores los bollos que el alcohol.
 
LACTOCENA Y PROTEICENA PARA COMPENSAR EXCESOS
Lo ideal es que la última comida del día nos pille en casa, y priorizar el aporte de  lactocena (yogur, vaso de leche desnatada o un par de trozos de queso light) o bien de proteicena (pescado blanco, huevos, jamón serrano, lomo, cecina, york o pavo natural).
 
 
Lo que no
 
ABUSAR DE LA EXFOLIACIÓN
La radiación solar sensibiliza la dermis, así que mejor elegir un exfoliante mecánico, con micropartículas, en lugar de químico, y emplearlo con cuidado. Prescindir de este gesto si la piel se ha expuesto demasiado al sol.
 
AGENDAR LÁSER, PEELINGS Y OTRAS TERAPIAS RENOVADORAS
El láser, igual que la luz pulsada, impactan de manera selectiva en estructuras con un color concreto, como la melanina. Cuando la piel está bronceada se corre el riesgo de que la energía sea también absorbida por la piel y aparezcan quemaduras. Además, tras aplicar estas tecnologías se suele generar cierta inflamación, enrojecimiento y costras que no se debe exponer al sol, para evitar la formación de manchas. Este modo de acción es extrapolable a los peelings químicos medianamente potentes. 
 
PICOTEO Y BEBIDAS CARBÓNICAS
Para no engordar, ni que aparezca más celulitis hay que dejar de lado snacks, que suelen tener un alto contenido en sal y en grasas saturadas, aceitunas y bebidas con gas. Lo mejor es sustituirlos por pepinillos en vinagre, un puñado de frutos secos crudos sin sal o crudités. 
Tampoco es buena idea tratar de saciarse bebiendo refrescos con gas, porque las burbujas producen hinchazón. La opción más saludable es el tinto de verano con gaseosa o limón light.