SUSCRÍBETE

7 Revistas 2 Suplementos    

%title

RINOPLASTIA LÍQUIDA: MEJORAR LA NARIZ, SIN CIRUGÍA

Por Nueva Estética

La rinoplastia líquida o rinomodelación es el tratamiento no quirúrgico que permite remodelar la nariz, para mejorar su forma y dotarla de equilibrio, dentro del conjunto del rostro. Esta técnica consiste en realizar retoques estratégicos, mediante infiltraciones de ácido hialurónico. para alcanzar el mejor resultado, el procedimiento ha de realizarse con precisión milimétrica, empleando fillers con la densidad y reología adecuadas.

 

 



Su posición estratégica en el centro de la cara otorga a la nariz un papel determinante en la apreciación global de nuestro aspecto; más aún si tenemos en cuenta que la pirámide nasal, al ser la única estructura proyectada del rostro, es el rasgo que más determina el equilibrio y la armonía entre las facciones. Así, el dorso de la nariz influye en la percepción de las cejas, la punta nasal lo hace con la forma de los ojos y los laterales de la nariz condicionan la proyección óptica de pómulos y mejillas.  
En la edición de noviembre-diciembre de NUEVA ESTÉTICA, la Dra. Josefina Royo, experta en medicina estética y directora médica de Instituto Médico Láser, nos brinda una completa exposición acerca de la técnica de rinomodelación, es decir la corrección no quirúrgica de la forma de la nariz, mediante infiltraciones de ácido hialurónico en diferentes puntos del apéndice nasal. Esta especialista explica como camuflar asimetrías, corregir defectos del dorso, mejorar la orientación de la punta e incluso crear efectos ópticos que hacen que la nariz se vea más pequeña y en armonía con el resto de rasgos faciales. En la rinoplastia líquida también se emplea toxina botulínica. Este neuromodulador se puede inyectar en la base nasal, para relajar el músculo depresor y elevar la punta de la nariz, o bien en los músculos de las alas nasales, para conseguir una sutil modificación de su anchura. 
 
 
  
Lee el reportaje RINOPLASTIA LÍQUIDA: MEJORAR LA NARIZ, SIN CIRUGÍA
en la edición de noviembre-diciembre de  NUEVA ESTÉTICA.
Si no estás suscrito, hazlo  AQUÍ