SUSCRÍBETE

7 Revistas
2 Suplementos  

%title

NUEVA GENERACIÓN DE ÁCIDO POLILÁCTICO

Por Nueva Estética

Hace seis meses, la medicina estética vivió una pequeña gran revolución con la llegada de un innovador gel inyectable de ácido poliláctico, especifico para realzar la belleza de los glúteos. Ahora, se presenta una nueva versión, con una concentración diferente, capaz de tensar la piel en zonas tradicionalmente calificadas como difíciles, como la cara interna de brazos y muslos, donde también corrige la celulitis flácida. Y aún hay más, porque este filler de nueva generación también está indicado para rejuvenecer rostro, manos y cuello. Desde la Unidad de Medicina Estética de Instituto Médico Láser, la Dra. Svetlana Babentsova, nos pone al día de todos los detalles.

 



El ácido poliláctico, también llamado PLLA, es un poliéster alifático que pertenece a los alfa-polihidroxiácidos. Es biocompatible, biodegradable, reabsorbible y no inmunogénico.
En 2009, se aprobó su uso como material de relleno, lo que implicó su desembarco en la medicina estética facial. A principios de este año, se presentó un gel de este material, con una concentración de 640mg./15ml. 4 veces mayor que la manejada hasta entonces, y que ha demostrado una capacidad extraordinaria en el remodelado de glúteos. La nueva versión de este filler, con una densidad de 210mg./15ml., está llamada a marcar un antes y un después en el tensado cutáneo.
Las micropartículas de ácido poliláctico, que estructuran el inyectable, presentan una distribución milimétrica y propician un degradado lento. El filler actúa estimulando la producción de colágeno, a través de la activación del proceso de colagénesis, que culmina pasados 9-10 meses. La formación de nuevas fibras colágenas, así como la proliferación de fibroblastos (fibroplastia), que tiene lugar alrededor de las partículas del relleno, se traduce en un importante tensado del tejido y en una visible mejora de la calidad de la piel.
Gracias a sus  propiedades físico-químicas, el material puede inyectarse tanto nivel profundo como superficial. Asimismo, su densidad, perfectamente ajustada, permite tratar áreas pequeñas, con relativamente poco tejido subcutáneo, ya que no asocia un aumento importante de volumen. 
 
TIEMPOS El tratamiento completo precisa 2 o 3 sesiones, con intervalos de 90 días entre una y otra. El procedimiento es ambulatorio, se realiza con anestesia local, dura aproximadamente una hora y no altera la rutina. Las únicas actividades desaconsejadas durante la primera semana son natación, sauna, exposición solar y ejercicio intenso.
Los resultados aparecen gradualmente a lo largo de 2-3 meses, y se mantienen un mínimo de 2 años. 
  
RESULTADOS 
• Mejora la textura de la piel 
• Disimula la celulitis y sus hoyuelos. 
• Corrige la atrofia y lipoatrofia propias de la edad. 
• Difumina cicatrices
• Rejuvenece diferentes zonas: rostro, cuello, brazos, escote y muslos