SUSCRÍBETE

7 Revistas
2 Suplementos  

%title

MEDICINA Y CIRUGÍA ESTÉTICA, MISIÓN GLÚTEOS DE DISEÑO

Por Nueva Estética

Unos glúteos redondeados con buen tono y una piel tersa subrayan la sensualidad y el atractivo de la silueta femenina. El problema es que ésta es una de las partes del cuerpo más propensa a mostrar celulitis y descolgamiento, provocado por la flacidez cutánea y muscular. Para lucir unas nalgas bonitas en muchos casos es necesario recurrir a una estrategia multidisciplinar, que combine una dieta adecuada, ejercicio específico y tratamientos de cirugía plástica o medicina estética. Nos dan todos los detalles de los procedimientos médicos los especialistas de Clínica Opción Médica.

 

 



 
AUMENTO DE GLÚTEOS
El aumento de glúteos o gluteoplastia es el procedimiento encaminado a remodelar las nalgas, proyectarlas y embellecerlas, lo que puede realizarse a través de diferentes técnicas: dos cirugías y un tratamiento médico-estético.
 
PRÓTESIS Cirugía a través de la cual se colocan prótesis de gel de silicona de alta cohesividad, diseñadas con la consistencia y resistencia que los glúteos precisan. Para que el resultado sea natural, proporcional y atractivo es básica la labor del cirujano plástico a la hora de elegir el tamaño y la forma de la prótesis.
LIPOTRANSFERENCIA Consiste en la obtención de grasa de un área en la que exista cierto excedente, por ejemplo el abdomen. La extracción se realiza mediante liposucción, por lo que esta intervención asocia la mejora asociada a este procedimiento. La grasa extraída se purifica y se infiltra en la zona de los glúteos a través de 1-2 pequeñas incisiones. La lipotransferencia garantiza un resultado muy natural y armónico al emplearse grasa autóloga como material de relleno.
RELLENO CON ÁCIDO HIALURÓNICO  En casos muy concretos, sobre todo para rellenar surcos, se realizan infiltraciones de ácido hialurónico. En este caso, no se trata de una cirugía sino de un procedimiento de medicina estética. Los resultados conseguidos se mantienen entre 9-18 meses, el tiempo que tarda el filler en reabsorberse.