SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

MEDICINA Y CIRUGÍA ESTÉTICA EN VERANO ¿SÍ O NO?

Por Nueva Estética
La respuesta es... depende del tratamiento y de la cirugía. Algunos se pueden hacer en verano sin ningún problema, otros es recomendable programarlos un mes antes de iniciar la exposición solar y hay tratamientos que se desaconsejan del todo en verano. Esta cuestión es importante, porque muchas personas ven las vacaciones estivales como la época perfecta para someterse a un tratamiento de estética médica, siendo como es un periodo de descanso y de paréntesis laboral, pero suelen dudar acerca de la idoneidad del momento, por el sol y el calor. Así lo explica la Dra. Josefina Royo, directora general de Instituto Médico Láser, quien nos aclara todas las cuestiones al respecto.
 
 


 
VÍA LIBRE A LOS PINCHAZOS
Tratamientos faciales y corporales de infiltraciones de ácido hialurónico, bótox, hilos tensores, mesoterapia, bioestimulación con plasma, carboxiterapia y ozonoterapia se pueden realizar sin problema a lo largo del verano. La única precaución es no exponerse al sol las primeras 48-72 horas y aplicar fotoprotección 50 durante una semana.
 
DEJAR PASAR 1 MES
Ciertas intervenciones de cirugía estética provocan un proceso inflamatorio, y hasta que éste no remite (15 días - 1 mes) se desaconseja ponerse en “modo vacaciones”. En esta categoría se incluyen el remodelado facial y corporal con helio ionizado, blefaroláser, Lip Lift, bichectomía, microinjerto capilar, otoplastia, láser endovenoso para varices graves, aumento y lifting de mama, rinoláser, rejuvenecimiento íntimo con láser...
Una vez resuelta la inflamación, hay que tener la precaución de mantener secas las incisiones y aplicar SPF50 sobre las cicatrices todo el verano.
El uso de algunas fotoenergías también aconseja evitar la exposición solar directa durante un par de semanas. Se trata del IPL y de ciertos láseres empleados para la eliminación de manchas, tatuajes y rejuvenecimiento. 
 
ESPERAR AL OTOÑO 
Hay tratamientos que es recomendable dejar para los meses de frío. Aquí entran cirugías como el lifting y la rinoplastia, recomendables a partir de otoño, para evitar la aparición de hiperpigmentaciones post-inflamatorias, y tratamientos como los peelings químicos profundos y el láser ablativo de CO2, que elimina los estratos cutáneos superficiales, lo que también aumenta el riesgo de aparición de manchas.
 
 
Conclusión  Hay muchas terapias y cirugías aptas para el verano, lo que significa que se pueden programar cómodamente durante las vacaciones. Otra ventaja de ello es que el verano no obliga a interrumpir los tratamientos, cuando se componen de sesiones periódicas. Eso sí, siempre hay que respetar los consejos y advertencias del médico.