SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

MASAJE GUA SHA

Por Nueva Estética

Este ritual de origen ancestral basa su éxito en las incalculables propiedades de las piedras minerales. Con ellas, la terapeuta realiza una serie de maniobras que desencadenan multitud de beneficios: en el organismo: promueve la circulación sanguínea, armoniza la energía vital, refuerza el sistema inmune, fortalece la musculatura facial y mejora el estado de la piel, otorgándole firmeza, nutrición e hidratación. Así nos lo cuenta Nuria Torijano, Terapeuta, experta y formadora en Gua Sha.

 



El término Gua Sha proviene de la palabra Gua, que significa raspar y el vocablo Sha, que quiere decir rojez, por lo que se podría traducir como “acumulación de toxinas” u “obstrucción de energía”. En la actualidad, existen multitud de tipos de Gua Sha, con diferentes formas y elaboradas con distintos minerales, dependiendo de su finalidad terapéutica. Entre las más destacadas en cuanto a su forma, está la que se denomina cuerno, que tiene un lado acabado en punta y otro redondeado, ideal para trabajar los meridianos del rostro. Este diseño no solo permite potenciar el efecto del ritual, sino que intensifica la acción del mineral del que está compuesto. El otro tipo de Gua Sha más común y estandarizado es la que presenta un lado cóncavo y el otro convexo, un extremo con una sola punta redondeada y el otro con tres, lo que permitir adaptarse a todos los contornos faciales, así como la zona del contorno de los ojos y el cuello.
 
TODO BENEFICIOS
 
Este tratamiento promueve la circulación sanguínea y la energía, refuerza el sistema inmune, activa la función de los fluidos, los tejidos y las fibras corporales, para ayudar al fortalecimiento de los músculos faciales y el buen estado de la piel. Al trabajar con la gua sha puntos maestros de acupuntura en el rostro, se aumenta el aporte de nutrientes y se estimula la producción de colágeno y elastina. Asimismo, el masaje Gua Sha levanta los tejidos e hidrata la piel. Al estimular el sistema linfático, se favorece la eliminación de toxinas. A su vez, se oxigena los músculos, permitiendo que éstos vuelvan a su posición natural, pues debido a los micro gestos y tensiones a los que se ven sometidos diariamente, éstos van modificando su estructura. Además, no hay que olvidar que los músculos faciales manifiestan cómo nos sentimos y son el reflejo de nuestras emociones y del estrés, al contraemos y apretarlos repetidamente durante miles de veces, se provoca un estancamiento y bloqueo del flujo sanguíneo, la formación de contracturas, así como ciertos bloqueos energéticos. Este ritual ayuda a generar endorfinas, serotonina, dopamina y oxitocina, reduce los niveles de adrenalina y cortisol... de manera que la sensación de descarga tensional es inmediata, aportando una sensación de relajación  muy potente desde la primera sesión. Gracias a la aplicación de la bioenergética se promueve la liberación del pericardio y pineal, deshaciendo los bloqueos emocionales, las tensiones crónicas y estimulando la energía vital. Más info www.nuriatorijano.es
 
Si quieres leer el artículo completo puede hacerlo en nuestra Revista de Enero-Febrero 2021. Y si todavía no eres suscriptora hazte fan nuestra directamente desde aquí.