SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

Por Nueva Estética

Podría decirse que el embarazo es uno de los momentos más especiales y mágicos para la mujer. De ahí que para la terapeuta, poder acompañarle durante este viaje mediante la realización de un programa de masajes sea una experiencia realmente satisfactoria. Entre todos los masajes indicados durante el embarazo, el más recomendado es el DLM aunque existes otras técnicas como el masaje descontracturante, relajante, reflexología podal o el shiatsu que se pueden ir combinando, para dar una respuesta global a todas las necesidades que surgen durante el periodo de gestación. MARÍA CANO. Experta en terapias manuales.

 



Sin duda, el masaje para embarazadas requiere un cuidado mucho más especial, pues el vínculo que se crea entre terapeuta y clienta es realmente íntimo. Se trata de una experiencia única, que requiere de mucho mimo y cariño. Previamente a su realización, es importante tener en cuenta que este tipo de tratamiento debe contar con la aprobación médica y solo es recomendable a partir del tercer mes de gestación, ya que en esta primera etapa se debe extremar la seguridad, pues es el periodo del embarazo más delicado. Posteriormente, en términos generales, los masajes para embarazadas específicamente diseñados en esta etapa, no perjudican al bebé. Es más, a partir de este momento, este tipo de masajes son altamente recomendados por sus múltiples beneficios, tanto para la salud física como para el bienestar mental. Entre los síntomas más típicos que presentan las mujeres durante el embarazo está la retención de líquidos, la incontinencia urinaria, dolores localizados en diferentes áreas del cuerpo, calambres musculares… entre otros. Dentro de este masaje se realizan diferentes tipos de técnicas, como DLM, masaje decontracturante, relajante, reflexologóa podal o shiatsu, que pueden se combinar según necesidades, que harán que la mujer que lo reciba se sienta acompañada, en completo bienestar y equilibrio con su cuerpo.
 
Puedes leer el artículo completo en la Revista de Abril 2021. Si todavía no eres suscriptora, puedes hacerte directamente desde AQUÍ.