SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

GRASA CORPORAL: VERDADES Y MITOS

Por Nueva Estética
En las mujeres, el porcentaje saludable de grasa corporal está entre el 14 y el 31%, mientras que en los hombres se sitúa entre el 6 y el 24%. La morfología de cada persona, ciertos hábitos y algunos factores difíciles de controlar hacen que la grasa se acumule en determinadas zonas y que no siempre sea fácil acabar con ella, aunque se siga una dieta equilibrada y se haga ejercicio. En la población femenina, estos acúmulos grasos tienden a localizarse en zonas periféricas, como caderas, mamas, muslos, rodillas, abdomen y brazos, mientras que en ellos lo hace en las áreas centrales, como  abdomen, flancos, pecho y en ocasiones, también bajo el mentón. Para acabar de complicar las cosas, este excedente adipocitario puede estar hormonalmente bloqueado, por lo que no es tan sencillo liberarlo cuando el cuerpo precisa energía. En base a todo lo dicho, surgen diferentes preguntas:  ¿se puede acabar definitivamente con esta antiestética grasa? ¿cuáles son los mejores tratamientos? ¿cómo influye la dieta en su desaparición?... La Dra. Concepción Pinilla, ciujana plástica, y la Dra. Mar Lázaro, especialista en medicina estética, nos lo cuentan todo, y de paso nos aclaran qué hay de verdad y qué de mentira en torno a los mitos más frecuentes que suscita esta cuestión.
 
 
 


LO QUE HAY QUE HACER ES COMER POCO
MENTIRA  Para acabar con la grasa, en absoluto hay que pasar hambre. La Dra. Mar Lázaro señala que es preciso comer de todo, y comer bien. Si queremos que la dieta nos ayude a disolver la grasa, lo que hay que hacer es llevar un consumo correcto de proteínas: pollo, pescado, huevos, marisco... y controlar la ingesta de hidratos de carbono, pero, ojo, sin eliminarlos, porque son necesarios para que el organismo pueda abastecerse de energía.
 
LA LIPOSUCCIÓN ELIMINA LA GRASA PARA SIEMPRE
CIERTO La grasa que se elimina mediante una lipo no volverá a aparecer. Y la evidencia que corrobora esta afirmación, es que si se engorda tras esta cirugía, el aumento de peso se hace patente, no en la zona intervenida, sino en otras, donde el tipo de grasa suele ser hormono-dependiente. Por ejemplo, si se engorda tras una liposucción en caderas y rodillas, es fácil que los kilos de más se depositen en brazos, pecho o abdomen. Así pues, para no arruinar el buen resultado de esta cirugía corporal, el peso ha de mantenerse estable.
Respecto a los tipos de liposucción empleados hoy en día, la Dra. Concepción Pinilla explica que para tratar grandes volúmenes y adiposidades localizadas en muslos y piernas, la solución óptima es la liposucción tumescente tradicional. En abdomen, espalda, cara interna de los brazos, y en cualquier zona con grasa fibrosa y piel sobrante, la lipo asistida con láser ofrece resultados muy buenos.
 
 
EXISTEN TRATAMIENTOS MÉDICOS 100% EFECTIVOS
VERDAD Si ir más lejos, la criolipólisis médica acaba con los acúmulos grasos de manera definitiva. Esta tecnología se basa en la emisión de frío  a  -11oC,  con el fin de destruir el adipocito, y promover su posterior eliminación, a través de los procesos naturales del organismo. Esta terapia, que fulmina la grasa sin  sin incisiones y de forma no agresiva, ofrece excelentes resultados en abdomen, espalda, brazos y doble mentón, tanto en hombres como en mujeres y en grasa hormono-dependiente. Los resultados se hacen visibles en aproximadamente 1 mes, y suelen ser necesarias un par de sesiones.
La Dra. Lázaro señala que existen otros tratamientos médico-estéticos, igualmente no invasivos, que ayudan a reducir la grasa localizada, como mesoterapia,  carboxiterapia, radiofrecuencia...  
 
EL DOBLE MENTÓN SÓLO DESAPARECE CON CIRUGÍA
FALSO Existen soluciones médico-estéticas que acaban con este inestetismno, como las infultraciones en la zona de ácido desoxicólico, una sustancia que destruye el adipocito, rompiendo sus membranas. En este caso, el número necesario de sesiones varía en 1 y 3.