SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

EL TURISMO ESTÉTICO SIGUE CRECIENDO

Por Nueva Estética
Cada vez son más las personas que aprovechan sus vacaciones para  viajar a determinados destinos, con el propósito de someterse a una operación de cirugía estética o realizarse un tratamiento médico-estético. El cirujano plástico Dr. Pierre Nicolau analiza esta tendencia y advierte de los peligros que puede conllevar.
 


Este tipo de viajes suelen estar organizados por agencias especializadas en turismo médico que venden paquetes muy económicos, que incluyen los vuelos, la intervención, la estancia en el hotel, excursiones... Evidentemente lo que prima en estos casos es el aspecto lucrativo y lo que se busca es vender el viaje, sin tener en cuenta aspectos médicos fundamentales relacionados con la seguridad del paciente. Esta tendencia es cada vez más habitual en países del Magreb, especialmente Marruecos y Túnez, Turquía y países del este de Europa como Bulgaria y Rumanía. Las cirugías más frecuentes en estos casos son las corporales: aumento y reducción de seno, abdominoplastias, liposucciones... De acuerdo con el Dr. Nicolau, las operaciones de estética que afectan a la piel, especialmente del rostro, están contraindicadas en verano.
Pero... ¿qué ocurre tras contratar este tipo de ofertas? La respuesta es obvia: en la mayoría de los casos no es posible disfrutar de todo lo que ofrece el paquete, porque la estancia es corta y tas una operación no se está en las mejores condiciones para hacer turismo. Y lo que debería resultar aún más persuasivo: si surge algún problema o complicación tras la intervención no siempre es posible que los pacientes puedan volver a visitarse con el cirujano que les ha operado, y al final van a tener que buscar soluciones en su país de origen, lo que suele traducirse en un nuevo tratamiento. Ya se sabe: lo barato sale caro. El Dr. Pierre Nicolau añade una interesante reflexión: cuando se habla de turismo, no se puede hablar de medicina o de cirugía, ya que son conceptos incompatibles.
Pero si a pesar de estas advertencias se decide seguir adelante y contratar este tipo de viaje, se deberían seguir las siguientes recomendaciones: 
 
• Por encima de todo, comprobar que el cirujano o médico aparece como tal en el Colegio de Médicos del destino en cuestión, y que tenga la capacitación necesaria.
• Durante la presentación del presupuesto hay que pedir información acerca de las secuencias quirúrgicas posibles riesgos, contraindicaciones, efectos secundarios...
• Por otra parte, en el momento de la aceptación hay que exigir la firma conjunta de un contrato que describa la naturaleza del tratamiento y las condiciones de atención postoperatoria. También es importante asegurarse de que va a ser posible mantener el contacto con el cirujano al regresar a casa, para poder plantearle cualquier consulta.
• Finalmente, los expertos recomiendan descansar tras la operación, guarecerse del sol, el calor y evitar la transpiración. El Dr. Nicolau concluye advirtiendo que viajar dentro de la primera semana tras una intervención quirúrgica puede ser peligroso debido al riesgo de trombosis, flebitis, embolia pulmonar e infartos.