SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

DIETA PARA LA PIEL

Por Nueva Estética

La ciencia ha demostrado que existe un estrecho vínculo entre intestino-cerebro-piel que determina nuestro aspecto y nuestras emociones. Así es, los alimentos no sólo condicionan nuestro estado anímico, sino que son la clave para lucir un cutis radiante, joven y luminoso. Sabiendo esto el siguiente paso es tener muy claro cual es la lista de la compra perfecta para sumar belleza a la piel. La Dra. Whitney Bowe, Especialista en Dermatología Integrativa, Estética y Bienestar y Experta en Microbiología, nos descubre cómo conseguirlo.

 

 



Existe una asombrosa relación entre los alimentos que tomamos y la bioquímica del cuerpo y de la piel, así lo explica el libro “Piel radiante, intestino sano” (Ed. Urano). Hoy se sabe que muchas de nuestras funciones corporales las hemos delegado a los microbios que viven en nuestro organismo, tanto en su interior como en el exterior, y estos microbios superan en número a nuestra células humanas, posiblemente en una proporción de 10 a 1, aunque los cálculos varían según la persona. Estos nuevos conocimientos tienen un gran valor porque significa que no estamos atados a lo que heredamos de nuestros genes familiares. De manera que podemos cambiar muchas cosas de nosotros mismos que influirán directamente en nuestros microbiomas. Antes se pensaba que la dieta poco tenía que ver con el aspecto de nuestra piel, pero ahora, gracias a los nuevos descubrimientos, sabemos que eso no es así. Hay infinidad de hábitos alimenticios que se pueden incorporar de manera sencilla a nuestra vida para combatir el envejecimiento cutáneo y activar la regeneración de nuevo colágeno. 
 
Estas son las 5 reglas de oro que se deben adquirir de por vida y que se han repetir  como su fueran un “mantra” en tus hábitos diarios: Norma 1. Introduce alimentos con un bajo índice glucémico, integrales y sin procesar. Norma 2. Ten cuidado con los productos lácteos. Norma 3. Sáciate con verduras ricas en antioxidantes. Norma 4. Prioriza los ácidos grasos omega-3 en lugar de los omega-6. Norma 5. Toma prebióticos y probióticos. 
 
Puedes leer el artículo completo en la Revista de Marzo 2020.