SUSCRÍBETE

7 Revistas
2 Suplementos  

%title

DIETA ANTIINFLAMATORIA

Por Nueva Estética

Existe una estrecha conexión entre la alimentación y los procesos de inflamación, de ahí que la dieta sea determinante para evitar este tipo de reacción en el organismo. Incluir en el menú frutas y verduras, grasas saludables y determinadas especies puede ayudar a minimizar dicha alteración, así como limitar la ingesta de azúcares o de carnes rojas. Un claro ejemplo de una dieta antiinflamatoria es la mediterránea, así que, en cierta medida, los que vivimos en este país estamos de enhorabuena. Sarah L.Patterson, MD. & Sara K. Tedeschi, M.D. UCSF (Osher Cennter For Integrative Medicine).

 



No existe una dieta que sirva para todos, pero los estudios sobre nutrición y salud demuestran que la mayoría de las personas puede mejorar su salud con una dieta basada en alimentos vegetales, rica en una variedad de alimentos procedentes de plantas, como verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y frutos secos. Puede que los alimentos no curen las enfermedades, ni reviertan el daño que se ha producido en el cuerpo, pero pueden reducir la inflamación ayudar a mejorar sus síntomas y disminuir el riesgo de futuros brotes. En este sentido, se sabe que ciertos componentes de los alimentos pueden aumentar o disminuir la inflamación al afectar al azúcar en sangre, los niveles de antioxidantes, y las bacterias que viven en nuestro intestino. Un ejemplo de dieta antiinflamatoria es la mediterránea, que incluye entre sus platos habituales verduras, frutas, aceite de oliva, cereales integrales y legumbres, así como cantidades moderadas de pescado, pollo, lácteos bajos en grasa y frutos secos. Asimismo, la dieta mediterránea limita el consumo de carne rojas, las bebidas azucaradas (incluyendo los zumos de frutas), la sal, los alimentos procesados y las carnes procesadas. En el otro extremo del espectro está la Dieta Americana Estándar (o dieta DAE) que es proinflamatoria y se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, entre otras. Este tipo de dieta contiene grandes cantidades de alimentos procesados densos en calorías, grasas saturadas y azúcares añadidos, 
 
Lee el artículo completo en la edición de ENERO-FEBRERO de NUEVA ESTÉTICA. Si no estás suscrita, hazlo AQUÍ.