SUSCRÍBETE

7 Revistas
2 Suplementos  

%title

¿CONOCES LA TÉCNICA BABY BÓTOX?

Por Nueva Estética

Las inyecciones de toxina botulínica son uno de los tratamientos más demandados en medicina estética, y no sólo entre las mujeres sino cada vez más también entre los hombres. Esta técnica se emplea para bloquear el movimiento de los músculos responsables de que se marquen las arrugas de expresión. Esta acción le otorga un valioso efecto preventivo, que es el que se aprovecha en la terapia conocida como baby bótox, y que cada vez tiene más adeptos entre el público joven. El Dr. Moisés Amselem, especialista en medicina estética, nos cuenta en qué consiste y qué la diferencia del uso tradicional de la toxina.

 

 



El baby bótox consiste en inyectar minidosis de toxina botulínica, menos cantidad que en el tratamiento tradicional, en frente, entrecejo y en el área donde se marcan las patas de gallo. La finalidad no es tanto corregir el envejecimiento, sino prevenirlo y prolongar el aspecto joven del rostro. Al suavizar la fuerza de contracción del músculo, se retrasa la formación de la arruga, por eso esta técnica triunfa entre millenials y centennials
Respecto a la edad recomendada para iniciar el tratamiento, el Dr. Amselem señala que depende de cada paciente. Es necesario examinar previamente la tendencia de gesticulación, y prever dónde se irán conformando las arrugas de expresión con el paso del tiempo. De modo orientativo, el baby bótox se aconseja entre los 25 y los 30 años. El uso tradicional de la toxina botulínica en dosis más elevadas, cuando ya se aprecian arrugas de expresión, se sitúa a partir de los 30.