SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

CÓMO LOGRAR QUE EL PINTALABIOS DURE HORAS Y HORAS

Por Nueva Estética
¿Es posible prolongar la duración de una barra de labios? ¿y lograr que el color no se desplace más allá de la línea de los labios o que no manche los dientes? Estas cuestiones no solo dependen de la destreza a la hora de aplicar el labial, sino también de su calidad y composición. 
 
 


La make up artist Flaviana Grecu, directora del salón Flaviana MakeUp, comparte sus conocimientos en maquillaje y sus tips más profesionales, para que el color de labios se mantenga intacto todo el día o toda la noche. 
 
COMPOSICIÓN DE LOS LABIALES Este es el verdadero quid de la cuestión. Un pintalabios tienes tres componentes básicos: ceras (aportan solidez y consistencia), aceites (proporcionan homogeneidad y untuosidad) y pigmentos (le dan color). Otros compuestos son: caolín o polvos (responsables de matificar), agentes nacarados (aportan brillo y un aspecto irisado o bien metálico) e ingredientes activos que añaden al labial una acción tratante: nutritiva, hidratante, SFP... Respecto al acabado de las barras de labios pueden ser  mate, irisado y gloss.
Hasta aquí la teoría. Veamos ahora qué puede condicionar la duración del lipstick y qué trucos poner en prácticamente para que  se mantenga perfecto horas y horas.
 
El labial se corre con facilidad Es posible que los aceites que contiene sean de mala calidad o que en la composición falten ceras. Las barras de acabado mate son las que menos riesgo tienen de desbordarse, pero si son más emolientes un truco para evitar que el color se salga es perfilar los labios con un lápiz no graso y fijar el color con  polvos translucidos.
 
El color dura muy poco De nuevo puede tener que ver con la escasa calidad de los aceites y la escasez de cera, que hacen que el pigmento se disgregue. También puede tener que ver con la poca calidad de los propios pigmentos y que por eso no queden fijados. El tip para evitarlo es perfilar con el mismo tono que el labial y rellenar la mucosa con el lápiz. Después, aplicar polvos en toda la superficie del labio, para que la barra se adhiera mejor y quede fijada.
 
El perfilador y el labial contrastan demasiado Lógicamente la causa principal es que el perfilador y el labial sean de colores muy diferentes, pero también se puede achacar a la mala composición de alguno de los dos productos. Para evitarlo, además de perfilar y rellenar todo el labio con el lápiz se puede perfilar el labio con una línea algo gruesa, que entre en el interior de la mucosa y luego extender la barra. 
 
La barra de labios mancha los dientes Fácil que ocurra, por ejemplo, si eres de las que se muerden continuamente los labios o si al gesticular o reír el labio se dobla hacia dentro. Elige barras secas o mates, que son las que menos manchan, o las denominadas fijas, que tienen muy buena adherencia.
 
El gloss: queda genial, pero dura muy poco También hay trucos para que los labiales con acabado gloss duren y duren. El más efectivo es rellenar todo el labio con un perfilador natural y fijarlo con polvos, antes de aplicar el gloss. De todas maneras, es aconsejable no abusar demasiado de los labiales con brillo, porque tiende a resbalarse por las comisuras y da un aspecto sucio a la boca. Prueba a aplacarlo solo en la parte central de los labios.
 


Cuida los labios El truco definitivo es exfoliar e hidratar bien los labios antes de maquillarlos. Aplicar una prebase, delinear y extender el color con un pincel sin descuidar el área perfilada.