SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

¿CÓMO ELEGIR EL COLOR DEL CABELLO?

Por Nueva Estética
Más allá de modas y tendencias de temporada, la coloración del cabello debe elegirse atendiendo a una serie de características personales que van del tono de la piel a la necesidad de camuflar ojeras, manchas y rojeces. Nos lo cuenta el equipo de estilistas del salón InViso.
 


• La regla básica es la siguiente: si el tono de piel es cálido, el color del cabello debe ser frío, y viceversa. Para averiguar este dato se observará el color de las venas, por ejemplo en el reverso de la muñeca. Si son verdosas, el tono de la piel es cálido, y si son azules es frío.
• Las personas con cutis claro, rosado y sensible, que se altera con los cambios de temperatura y tiene tendencia a la couperosis es aconsejable que opten por tonos no demasiado vivos. En este caso, apostar por los colores fríos, y huir de los cobres y rojizos.
• En pieles pecosas o con manchas sientan mejor los cabellos en tonos cálidos como tierra o arena.
• Los colores cálidos, en la gama de los bronces, favorecen a los cutis cetrinos apagados y verdosos. Estas pieles suelen adquirir un bonito bronceado en verano, y entonces quedan muy bien los tonos más fríos.
• Si se quieren camuflar imperfecciones, como ojeras, rojeces, etc. mejor olvidarse de los tonos planos, que lo que hacen es potenciarlas. 
• Otras cuestiones a tener en cuenta son la técnica de aplicación del tinte, si hay o no canas y si la persona suele maquillarse.