SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

¿CÓMO BORRAR EL CÓDIGO DE BARRAS?

Por Nueva Estética
A medida que envejecemos, alrededor de la boca, y especialmente sobre el labio superior se van formando unas arrugas verticales, que al principio se muestran de manera sutil, pero que pronto se hacen profundas y delatan a gritos el paso del tiempo en la piel. La aparición de lo que popularmente conocemos como código de barras está ligada al proceso de deshidratación y afinamiento que, con los años, sufren los labios y el área peribucal, aunque ciertos hábitos, como el consumo de alcohol y el tabaquismo aceleran su aparición a marchas forzadas. Por suerte, la medicina estética cuenta con diferentes terapias que permiten diseñar soluciones a medida y devolver a los labios y a su contorno un aspecto joven y turgente.
 
 
 


Los especialistas de Clínica Bayón hacen un repaso de los tratamientos más eficaces para borrar el antiestético código de barras, no sin antes señalar que es indispensable valorar cada caso y elegir la terapia en función del grado de rotura que presente la piel.
 
Cuando la aparición del código de barras se encuentra en una fase inicial, la opción ideal son las infiltraciones de ácido hialurónico. De este modo se corrige en un solo gesto  la deshidratación y la pérdida de volumen, de modo que las arrugas desaparecen, el labio recupera jugosidad, su perfil aparece de nuevo marcado e incluso prevenimos el avance del inestetismo. 
En caso de la fractura epidérmica acusada y presencia de arrugas verticales marcadas el procedimiento es algo más complejo, aunque juega a nuestro favor que contamos con diferentes tratamientos no invasivos, como los que tienen un efecto bioestimulante: meso-coctel de vitaminas, carboxiterapia, infiltración de plasma rico en plaquetas… El objetivo en estos casos no es rellenar, sino hidratar, regenerar la piel.
 
Finalmente, cuando las arrugas peribucales ya son cicatriz, los tratamientos recomendados son los que provocan una quemadura controlada del tejido, para impulsar un proceso de regeneración que descubra una piel nueva y joven: peelings químicos, láser, luz pulsada...