SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

CÓMO APLICAR LA CREMA PARA FAVORECER EL DRENAJE FACIAL

Por Nueva Estética
La linfa procede del líquido intersticial o intercelular (la sustancia que se encuentra entre las células y que contiene nutrientes y recibe sustancias de desecho). Cuando hay un exceso de linfa fuera del sistema linfático los tejidos aparecen más voluminosos e inflamados. Es lo que se conoce como retención de líquidos, y aunque lo asociamos con el cuerpo, también se produce en el rostro. Con el masaje de drenaje linfático favorecemos la movilización de la linfa. Lo cual tiene muchos beneficios como disminuir los volúmenes y la inflamación, eliminar toxinas acumuladas, mejorar la microcirculación y en general el aspecto de la piel.
 
La Dra. Gema Pérez Sevilla comenta que para realizar un masaje de drenaje linfático al aplicar las cremas “el truco está en ir llevando la linfa, que transporta los deshechos celulares de la piel y otros tejidos, hacia los ganglios linfáticos faciales, para que, terminando a nivel de la clavícula, estas sustancias y el líquido sobrante del rostro, se incorporen a la circulación general para su limpieza y drenaje”. Se recomienda realizar movimientos firmes, con presión moderada.
 

Así se aplica la crema facial de cuidado en casa con la técnica DLM
 
Gema Pérez Sevilla explica que “en los párpados hay que dividir el ojo en dos partes, trazando una línea vertical que pase por la pupila. Hacia dentro de esta línea el párpado drenaría en esa dirección interna, para luego buscar la zona de la mejilla y posteriormente la zona preauricular y bajar hacia abajo hasta la clavícula. Hacia fuera de esta línea, drenaríamos externamente, buscando la zona preauricular hacia el ángulo de la mandíbula y hacia abajo en dirección a la región clavicular". En la zona nasal y labial superior, la doctora recomienda “llevar la linfa hacia la parte central de la mejilla y a la zona preauricular, y posteriormente, hacia el ángulo de la mandíbula para seguir bajando a la clavícula”. Por su parte, “en la región labio inferior y del mentón masajearemos hacia los ganglios del cuello y el ángulo de mandíbula, para luego descender de nuevo a clavícula como en los casos anteriores”.
 

NOTICIAS RELACIONADAS