SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

CENTRO OXIGEN: CUIDADOS EXCLUSIVOS PARA BRAZOS

Por Nueva Estética
Cuando pase el invierno y llegue el buen tiempo, una de las partes del cuerpo que antes van a “ver la luz” son los brazos. Para evitar que a medida que sumamos primaveras se vean cada vez más deshidratados, flácidos y con acúmulos grasos es imprescindible tomar conciencia de la necesidad de incluirlos en las rutinas de belleza, tanto en casa como en el centro de estética.
 


Estrella Pujol, directora del centro de belleza Oxigen, y unas de las esteticistas más reconocidas del sector, nos explica las medias que hay que tomar para lucir unos brazos de cine.
 
En casa
Hay que cuidar los brazos igual que cuidamos el rostro. Por eso hay que exfoliarlos una vez por semana, y aplicar dos veces al día, y si no es posible al menos una vez, cremas adecuadas a cada necesidad: hidratar, nutrir, drenar, reafirmar...
 
¿Cómo se aplica debe aplicarse la crema en los brazos?
Con el brazo en alto, comenzar extendiendo el producto desde la muñeca hasta el hombro, por la cara interna y externa. No descuidar zonas como la axila y el costado, comúnmente olvidadas, y que tienen gran impacto en el aspecto general del brazo. En la zona entre la axila y el pecho realizar suaves bombeos, para estimular el drenaje ganglionar y prevenir la retención de líquidos y la acumulación de grasa.
Otro par de consejos a tener en cuenta: Cuando llevemos manga corta, siempre hay que aplicar en los brazos filtro solar SPF50. Procurar que los tirantes del sujetador no opriman excesivamente, para evitar la formación de acúmulos de grasa alrededor de los mismos (especialmente en la espalda y junto a la axila).
 
En el Centro de Estética
En Oxigen han diseñado un protocolo encaminado a tratar todas las alteraciones susceptibles de aparecer en esta zona: sequedad, opacidad cutánea, envejecimiento, manchas, pérdida de firmeza, descolgamiento, acumulación de grasa y retención de líquidos.
El programa se compone de 10 sesiones de 90 min. Se recomienda iniciar el protocolo con dos sesiones semanales, las primeras tres semanas, y después continuar con una sesión a la semana. Cada cita en cabina se pauta de manera personalizada, de acuerdo a un diagnostico previo y a la evolución de cada persona. 
El protocolo siempre se inicia con una sesión preparatoria en la que el drenaje linfático manual es clave para que el resto de sesiones alcancen su máxima efectividad. También se planifica una sesión para preparar la piel en la que se realiza un peeling intensivo que incluye activos antioxidantes, circulatorios y antiedad, seguido de un masaje y una envoltura. En las siguientes sesiones se realizarán diferentes terapias personalizadas. A grandes rasgos cada sesión suele combinar: terapia manual de drenaje, aparatología especifica, envolturas y mascarillas cosméticas, que potencien los resultados de la aparatología. También es habitual pautar mesoterapia homeopática.