SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

CABELLO: TIPS PARA SOBREVIVIR AL VERANO

Por Nueva Estética
La sal del mar, el cloro de las piscina, el viento, el sol… el verano supone una dura prueba para el cabello. El estilista Eduardo Sánchez , director de Maison Eduardo Sánchez, nos explica cómo afectan al cabello los diferentes agentes externos, y nos da las claves para que llegue a septiembre en las mejores condiciones.
 


 
Alerta Verano
Radiación UV Altera los pigmentos de color, reseca mucho del pelo, vuelve frágil la queratina y roba brillo a las melenas.
Viento Ensucia el cabello y lo enreda, lo que hace que al peinarlo la fibra sufra y se vaya debilitando.
Arena Irrita mucho el cuero cabelludo y provoca sensibilidad
Cloro Ataca a las grasas protectoras del cabello, lo seca y modifica el color 
Sal La sal marina cristaliza sobre la fibra capilar y abre las puntas.
Calor Inflama e irrita el cuero cabelludo y le resta nutrición.
 
 
Summertime: Cómo proteger el cabello
DOBLE ESCUDO 
Es necesario aplicar protectores solares específicos para el cabello, y usar sombreros, gorras y pañuelos.
 
DESPUÉS DEL BAÑO
Es cuando el cabello está más frágil, así que antes de peinarlo es recomendable aplicar un acondicionador sin aclarado o el mismo protector solar. Ello facilita el desenredado y contribuye a nutrir el cabello. Mejor usar un peine de púas anchas y evitar tirones que pueden romper la fibra.
 
LAVADO DIARIO
En verano hay que lavar el pelo siempre que se haya ido a la playa o a la piscina, para eliminar restos de cloro y salitre. El mejor aliado en estos caso es un champú suave y purificante, seguido de un acondicionador y de un aceite o sérum.
 
MASCARILLA: MÁS Y MEJOR
Aplicar una mascarilla capilar como mínimo dos veces por semana, para hidratar y reparar en profundidad. Para aumentar su efecto, el truco está en usarla en seco, porque el agua dificulta que el producto penetre en la fibra capilar. Así, se recomienda extender la mascarilla, esperar 10-15 min. y lavar el cabello después.
 
CABELLOS TENIÑOS: PRECAUCIÓN EXTRA
El tinte y las mechas vuelven los cabellos porosos y por lo tanto más sensibles a las agresiones externas, así que en verano es bueno usar champús, acondicionadores o mascarillas con pigmentos, que preservan la intensidad del color. Los tonos rojizos son los más propensos a la pérdida de color, seguidos de los rubios claros, que se oxidan mucho. De cara al verano es recomendable oscurecer un poco los cabellos más claros, porque el cloro y el salitre ya se encargan de aclararlos Los rubios dorados y miel que son los que más se aclaran y viran hacia tonos indeseados, mientras los beige y platino se mantienen mejor porque el sol los potencia.