SUSCRÍBETE

9 ediciones
al año
papel y digital  

%title

BENEFICIOS DE LA MEDITACIÓN

Por Nueva Estética
Hace casi 50 años que la ciencia estudia los beneficios asociados a la meditación, y a día de hoy existen pruebas contrastadas que demuestran que esta práctica repercute positivamente en la actividad cerebral, lo que se traduce en una mejora de la salud física y el bienestar emocional.
 
 

Gracias a los avances en el terreno de la neurociencia hoy sabemos que el cerebro integra la información que le llega del cuerpo. Nazareth Castellanos, doctora en neurociencia y colaboradora de la app de meditación Petit BamBou, explica que a los cinco sentidos conocidos, hay que sumar otros dos. El primero es la interocepción: información que va de los órganos al cerebro, y el segundo es la propiocepción: información que transmite la postura corporal. En este sentido, cabe señalar que el cerebro está muy influenciado por el intestino y las bacterias que viven en él, por el ritmo cardiaco y por la manera cómo respiramos. A su vez, el intestino regula el estado de ánimo, el corazón, las cuestiones relacionadas con la percepción y la respiración, la atención y la memoria.
Para conocer los primeros estudios relacionados con las virtudes de la meditación, hemos de trasladarnos hasta principios de los años 70 del siglo pasado, cuando importantes centros de investigación empezaron a interesarse en averiguar cómo la introspección, la observación de uno mismo y el control de la atención son capaces influir en el cerebro. Así, en 1973 la Universidad de Harvard demostró que en las personas que meditan ciertas áreas el cerebro se engrosan, mientras otras se reducen. Siguiendo con esta línea de investigación, la Universidad de Birmingham ha demostrado que la parte frontal del cerebro, la más involucrada en la gestión del comportamiento, está más activa en personas que meditan. Por su parte, la Universidad de Texas ha liderado un estudio que demuestra que meditar aumenta el tamaño de la corteza cingulada, el área responsable de reforzar la toma de decisiones y la vida consciente. En esta misma dirección, investigadores de las universidades de Munich y Harvard han publicado un estudio que indica que quienes meditan tienen la inteligencia emocional más desarrollada, y menos activa el área cerebral implicada en la ansiedad, el miedo.
Información: Petit BamBou