SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

AZÚCAR: EFECTOS NOCIVOS EN LA PIEL

Por Nueva Estética
Endulza la vida, eso nadie lo discute, pero el azúcar tiene, como todos sabemos, efectos nocivos que se pueden traducir en aumento de peso, trastornos metabólicos, problemas dentales… Y ahí no se acaba la cosa, porque este dulce condimento también afecta negativamente a la piel y es un pase directo hacia su envejecimiento prematuro. 
 


La Dra. Paula Rosso, especialista en medicina estética y nutrición del Centro Médico Lajo Plaza nos explica cómo le sienta a la piel el consumo de azúcar
.
ENVEJECIMIENTO PREMATURO El consumo excesivo de azúcar acelera el envejecimiento y ralentiza el proceso de regeneración cutánea.
FLACIDEZ El azúcar se adhiere a las proteínas de la sangre, formando nuevas moléculas, llamadas productos finales de glicación avanzada (GAFs). Este proceso daña el colágeno y la elastina, provocando la aparición de flacidez y la formación de arrugas.
DAÑO SOÑAR Los GAFs resultantes de la glicación desactivan las enzimas antioxidantes naturales, dejando la piel mucho más expuesta al daño solar. Así pues, especialmente en verano es recomendable evitar al máximo el azúcar.
ACNÉ El azúcar favorece la inflamación de la piel y en algunas personas, independientemente de su edad, esto puede desecadenar brotes de acné. 
 
 
¿Qué ocurre con los azúcares añadidos?
Se añaden durante el proceso de manufacturación de alimentos y bebidas, y sus efectos sobre la piel son los mismos que los del azúcar convencional. 
Otra razón que los hace poco recomendables es que implican un aporte extra de azúcares, que en gran medida no necesitamos, y además aumentan el consumo calórico. Los alimentos y bebidas con azúcares añadidos no deberían representar más del 5% de las calorías diarias.
 
La trampa de los edulcorantes Los efectos de los edulcorantes están menos probados, pero se sabe que estos azúcares artificiales también dañan la piel.
En muchos casos además, como ocurre con el aspartamo, provocan un efecto rebote que aumenta el deseo de consumir carbohidratos.