SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

AUMENTO DE MAMA: TÉCNICA DUAL PLANE

Por Nueva Estética
Las técnicas subglandular y subpectoral, las tradicionalmente empleadas para la colocación de la prótesis en las cirugías de aumento de mama, presentan pros y también contras. El equipo de cirujanos de Instituto Médico Láser solventan estos inconvenientes a través de  la inserción en un plano dual, de modo que la parte superior del implante queda alojada bajo el músculo, y la parte superior, por encima. Esta técnica, además, ofrece una recompensa inesperada, que dota al complejo areola pezón de una proyección respingona, muy atractiva. Nos lo explica el Dr. Javier Moreno Moraga, director general de este centro médico.
 


Los planos habituales de colocación de las prótesis mamarias son dos, cada uno con sus ventajas y sus inconvenientes.
 
Subglandular El bolsillo o hueco para albergar el implante se localiza por encima del músculo y justo debajo de la glándula mamaria. El riesgo en este caso es que, con el paso del tiempo, debido al peso de la prótesis el pecho caiga. A ello hay que sumar que la colocación subglandular tiene una estadística de contracturas capsulares marcadamente superior a la subpectoral.
 
Subpectoral Tiene mayor aceptación precisamente porque el índice de contractura capsular es menor, pero en este caso se corre el riesgo de que aparezca el efecto double bubble o de “mama en cascada”. Esto ocurre cuando el pecho se desliza hacia abajo, mientras el implante queda fijado arriba, justo debajo del músculo, que es donde se coloca. Otras  desventajas de la colocación subpectoral es que, independientemente de la postura que se adopte, la mama quede demasiado firme. 
 
 
Técnica DUAL PLANE: colocación biplanar 
Se trata de un abordaje en distintos planos que requiere un profundo conocimiento anatómico y dominio del procedimiento. Esta técnica, inicialmente propuesta como solución al indeseado double bouble, es la elegida por Instituto Médico Láser, ya que suma las ventajas de la implantación subglandular y subpectoral, sin sus inconvenientes.
En este caso, el abordaje se realiza a través de una incisión de unos 4 cms. que se sitúa a nivel submamario. La cicatriz resultante se vuelve imperceptible con el paso del tiempo, no se altera la sensibilidad del complejo areola-pezón y queda preservada la integridad de la glándula y sus conductos de cara a una futura lactancia.
La colocación biplanar independiza el tejido glandular del muscular, en función del problema a corregir. Este gesto quirúrgico permite colocar la prótesis de tal manera, que la parte superior queda debajo del pectoral y la inferior, que es la más pesada y voluminosa, se sitúa por encima.
el toque mágico Como resultado de la disección Dual Plane se logra un beneficio espontáneo, ya que dentro del bolsillo multinivel que se crea, la parte más voluminosa de la prótesis queda liberada de la presión ejercida por el músculo, y se eleva de manera espontánea, con la consiguiente reposición de la areola en la cúspide. Aunque sutil, este efecto cambia la percepción del pecho intervenido, dotándolo de un aspecto muy sexy.