SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

ÁCIDO TRANEXÁMICO: MÁXIMA EFECTIVIDAD CONTRA EL MELASMA

Por Nueva Estética
Conocido también como melasma o paño, este tipo de mancha es la más complicada de tratar. Estas discromías, oscuras, difusas y simétricas, tienden a localizarse en mejillas, frente y área peribucal y empeoran por la acción de la radiación ultravioleta. Se desconoce el mecanismo que desencadena su aparición, aunque todo indica que es una alteración hormono-dependiente, dado que tiene mayor incidencia en mujeres jóvenes embarazadas, que toman o han tomado anticonceptivos, se han sometido a tratamientos de fertilidad o tienen antecedentes familiares. Generalmente, el melasma se trata con sustancias despigmentantes, peelings químicos y terapia láser, pero la reciente aparición en escena del ácido tranexámico ha supuesto un punto de inflexión, sobre todo para las manchas más recalcitrantes, que reaparecen una y otra vez. Nos lo cuenta la Dra. Josefina Royo, directora médica de Instituto Médico Láser.
 


Este activo sintético de nueva generación posee un comportamiento semejante al de la lisina, debido a que interfiere en la ruta metabólica de la melanina e inhibe la tirosinasa, enzima necesaria para la síntesis del bronceado en la piel. Esta capacidad para inhibir la formación de melanina  se produce, además, de manera localizada justo en el área afectada. El ácido tranexámico es muy eficaz para tratar los melasmas más difíciles, debido a que puede aplicarse tantas veces como recidivas se produzcan, siempre con la misma eficacia. Su administración se realiza por 2 vías.
 
MESOTERAPIA Mediante pequeñas inyecciones, este activo se deposita en la dermis, justo donde se gesta el proceso de pigmentación, para así estabilizarlo. En Instituto Médico Láser aplican fototerapia láser a baja intensidad, justo después de la  mesoterapia, para potenciar la eficacia del tratamiento.  
Suelen ser necesarias 4-5 sesiones, dejando pasar 15 días entre una y otra. 
Los resultados se manifiestan de manera progresiva, hasta la desaparición de la mancha, aunque su aclaramiento se percibe tras la segunda sesión.
 
VÍA ORAL La toma de dosis bajas (250 mg. por día) de ácido tranexámico durante un mínimo de 3 meses, como refuerzo a la mesoterapia u otro tratamiento tópico despigmentante, se está revelando como una medida muy útil en casos de melasma refractario, Aunque, eso sí, faltan estudios clínicos que revaliden esta indicación.