SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

ROSTRO Y CUELLO TENDENCIAS ANTIEDAD

Por Nueva Estética

 

Te presentamos las últimas propuestas en rejuvenecimiento facial, y nos centramos también en el cuello, porque hay interesantes novedades para tratar esta zona tan frágil, con una eficacia sin precedentes.
 

ULTRASONIDOS FOCALIZADOS 
fuerza ultra-tensora 
El Dr. Ricardo Ruiz, director la Clínica Dermatológica Internacional (Madrid), junto el Dr. Antonio Campo, que está al frente de la clínica Campo Optimage (Barcelona) han presentado recientemente a la prensa especializada una nueva tecnología de ultrasonidos focalizados que devuelve la elasticidad y firmeza a la piel de rostro, cuello y escote. La innovación más destacable de este tipo de ultrasonidos es que traspasan la superficie cutánea, dejándola intacta, y depositan la energía en varias profundidades (1’5, 3 y 4’5 mm.), donde elevan la temperatura entre 60-70oC, acelerando los mecanismos productores de colágeno y elastina. Este modo de acción los convierte en una tecnología súperdotada, para reparar y reforzar el tejido actuando de dentro de la piel hacia fuera. Llegados a este punto es preciso dejar claro que los ultrasonidos focalizados no están llamados a sustituir al lifting quirúrgico, pero sí ofrecen muy buenos resultados en la corrección de la flacidez leve y moderada. 

Cómo se aplican? La emisión de los ultrasonidos focalizados se realiza a través de un equipo que dispone de un dispositivo que permite visualizar las capas de tejido que se están tratando en cada momento, lo que proporciona un mayor nivel de precisión y seguridad. Su aplicación es sencilla, sólo hay que marcar el área con una rotulador dérmico, y extender seguidamente un gel vehiculizante. El tratamiento es bastante tolerable, aunque se puede sentir una ligera molestia puntual cuando se libera la energía del ultrasonido. La sesión dura entre 30 minutos y dos horas y media, según la zona a tratar, y el paciente se incorpora inmediatamente a su rutina habitual. Puede aparecer un ligero enrojecimiento de la piel, que remite en pocas horas, algo de inflamación durante unos días e incluso hormigueo a lo largo de las primeras semanas. Los resultados se producen gradualmente, apreciándose al completarse la reestructuración tisular a los seis meses. Se recomienda repetir el tratamiento cada medio año.
 
Beneficios al alza El poder tensor de esta tecnología ultrasónica la hace muy recomendable para redensificar la piel, elevar los rasgos y mejorar el tono y firmeza. De manera más concreta, resulta muy eficaz cuando se busca elevar las cejas, definir la línea mandibular y el perfil del cuello, eliminar las arrugas del escote y mejorar las bolsas de los ojos. También resulta recomendable para potenciar la regeneración de colágeno tras una cirugía de rejuvenecimiento.
 
 
LIFTING 3D
la nueva dimensión
Con el paso del tiempo las estructuras profundas del rostro: grasa y capa fascio muscular se van desplazando en sentido descendente, impulsados por la atrofia de la musculatura dinámica y el debilitamiento tanto de la estructura ósea como de los ligamentos de soporte. Ello desencadena un efecto en cadena que afecta a la cara en todo su conjunto (tercios superior, medio e inferior), y que exige tratar el rostro “en bloque” para lograr un rejuvenecimiento visible sin que se vea alterada la mímica facial. Esto es precisamente lo que se consigue con este lifting, que se denomina SMAS en referencia a las siglas que dan nombre al sistema aponeurótico superficial, la red de fibras que subyace bajo el tejido cutáneo, y que recubre la musculatura implicada en la mímica facial además de conectar el rostro con el músculo platisma del cuello. Este abordaje permite incidir en todos los planos afectados por el envejecimiento, a la vez que se devuelven las estructuras internas a su posición original. 
El Dr. Antonio Tapia  de Instituto Tapia ha introducido en nuestro país la técnica de lifting profundo SMAS, que se desmarca de las técnicas tradicionales porque aborda las estructuras anatómicas del rostro de manera integral; sin alterar en absoluto la mímica del rostro y obtener un resultado final natural100%.
 
Procedimiento Se realiza bajo anestesia general, y precisa de una serie de incisiones que quedan camufladas entre el pelo, tras los pliegues de las orejas y bajo el mentón. A través de estas vías de acceso, se separa la piel de la grasa y el músculo, dejando a la vista los acúmulos grasos. El exceso de grasa, que suele aparecer alrededor de la mandíbula y del cuello, se extrae por extirpación directa. Seguidamente, se tensan los músculos y las membranas que los recubren, mediante puntos de sutura internos. Llegados a este punto es cuando la técnica de rejuvenecimiento SMAS se desmarca de los liftings tradicionales, puesto que va más allá del plano subcutáneo. Bajo las estructuras tratadas hasta el momento, subyace un plano graso y muscular, igualmente afectado por el descolgamiento, que si no se recoloca seguirá tirando de la piel hacia abajo, comprometiendo el buen resultado y la duración del lifting.

 

MINI- RETOQUE 
con “efecto dominó”
El conocimiento detallado de la anatomía facial y el manejo preciso de las herramientas terapéuticas que la medicina estética pone en mano de los especialistas, es la clave para embellecer todo el rostro a través de retoques tan sutiles como el que nos explica la Dra. Beatriz Beltrán, y que centra su atención en una zona, a la que no se suele prestar atención: la sien. A medida que avanza el envejecimiento, el área temporal se ve afectada, como el resto de estructuras faciales, por una pérdida de grasa, que provoca su atrofia y un descenso de volumen  en las estructuras profundas y en la zona que coincide con la cola de la ceja. A partir de los 50 años estas alteraciones hacen que cree un hundimiento en la zona de la sien, que provoca una esquetilización del rostro. Si tratamos de corregir este adelgazamiento, incidiendo en otras zonas que pierden proyección, como los pómulos, y nos olvidamos del área temporal corremos el riesgo de romper la armonía de la cara, provocar un desequilibrio de proporciones, son las "cara de ardilla", como yo les llamo. 
 
Toque de artista El hundimiento de la sien se corrige rellenando la zona con ácido hialurónico de alta densidad. El filler se deposita a nivel profundo, justo por encima del hueso, porque si la infiltración fueses más superficial podría verse y notarse, ya que la piel en las sienes es muy fina. Esta pequeña gran corrección dura hasta 18 meses, y provoca evidentes mejoras en todo el rostro: armoniza las facciones, eleva las cejas, dulcifica la expresión, proyecta y define los pómulos.
 

CUELLO: Una solución para cada EDAD 
El cuello presenta una anatomía propia que se traduce en una piel más fina que en otras zonas y en un manto hidrolipídico pobre en glándulas sebáceas, que hace que se altere fácilmente. Además, tanto esta zona como el escote presentan una densidad disminuida de melanocitos, lo que hace que se defiendan peor frente a las agresiones solares por lo que tienden a padecer un fotoenvejecimiento prematuro y acelerado. Por si esto fuera poco, se trata de una zona que acumula grasa con facilidad, dando lugar a la aparición del doble mentón. Respecto a la estructura muscular que conforma el cuello, es fuerte, pero está sujeta a constantes  movimientos  de tensión y distensión. Este estrés mecánico acaba por afectar al platisma, una lámina músculo fibrosa muy delgada, que se extiende desde la parte superior del tórax hasta el borde inferior de la mandíbula, haciendo que a la larga aparezcan antiestéticas bandas platismales. Así pues, el cuello envejece de manera distinta a como lo hace por ejemplo la cara, y además, los cambios que va experimentando son diferentes a medida que pasan los años. La Dra. Gema Pérez Sevilla, jeja de la unidad de medicina estética de IML subraya la necesidad de buscar soluciones específicas que se adapten a los cambios anatómicos que surgen en cada momento.

35 años Empiezan a disminuir las reservas de colágeno y elastina y asoman los primeros signos de la edad a través de la pérdida de luminosidad. En este caso, lo mejor es recurrir a la mesoterapia con vitaminas, ácido hialurónico DMAE y silicio, con la finalidad de rehidratar la piel, reafirmar y mejorar la calidad del tejido en todas sus capas. 
40 años Durante esta década empiezan a mostrarse tres tipos diferentes de arrugas: por un lado, las que siguen una trayectoria circular, y que pueden tratarse mediante rellenos de ácido hialurónico en el seno de cada arruga y en el mastoides, para camuflarlas y tensar la piel; líneas verticales en el escote, causadas por el fotoenvejecimiento y por la costumbre de dormir de lado, y que se tratan con láser CO2 y radiofrecuencia, para impulsar una profunda renovación del colágeno, y cuerdas o bandas platismales oblicuas que se corrigen mediante inyecciones de botox. 
50 años  La entrada en la década dorada suele acompañarse de la acentuación de la flacidez cervical, que se acentúa por la perdida de fibras elásticas que acompaña a la menopausia. La mejor solución en estos casos, es una técnica quirúrgica de microlifting, que permite reposicionar la capa músculoaponeurótica que sustenta la piel, sujetándola al arco cigomático, y así tensar el tejido y definir el perfil del cuello. 
55 años A esta edad la flacidez se acentúa aún más, por el descolgamiento de las estructuras cutáneas internas y del músculo platisma, así que, de nuevo la solución más eficaz es el lifting quirúrgico, que permite reposicionar todas las estructuras del cuello y el tercio inferior del rostro, a través de una técnica mínimamente invasiva, que no deja cicatrices visibles. Otra alteración inevitable a esta edad es la aparición de manchas solares, y rojeces con dilatación difusa de los capilares. En ambos casos, lo ideal es recurrir a la fototerapia láser.

 
REJUVENECIMIENTO CERVICAL
quítate el collar de Venus!
Si partimos de la premisa de que el cuello es una zona muy delicada que carece de soporte óseo que la sostenga y cuya piel es mucho más fina debido a que tiene menos glándulas sebáceas, poco tejido adiposo y menor densidad de las fibras conjuntivas, es lógico que ciertas manifestaciones provocadas por el envejecimiento sean específicas de esta zona. Este es el caso de las  arrugas horizontales que rodean el cuello en sentido circular, y que se conocen como Collar de Venus. Últimamente, los especialistas están detectando que esta alteración aparece cada vez a edades más tempranas. Ello podría estar directamente relacionado con la cantidad de horas que pasamos colgados al teléfono y frente a ordenadores y tablets, lo que nos obliga a doblar continuamente el cuello en un gesto forzado, que provoca distensión en los tejidos, descolgamiento y una menor resistencia a la gravedad. Además, este tipo de dispositivos electrónicos emiten radicales libres, que no hacen sino acelerar proceso de fotoenvejecimiento en la piel. El Dr. José Vicente Lajo Plaza, que dirige el centro médico que lleva su nombre presenta un tratamiento médico-estético, diseñado específicamente para borrar este tipo de arrugas, y que combina la realización de un peeling químico con mesoterapia. Te damos los detalles a continuación:
 
Protocolo Cuello Phone
Peeling Para obtener los mejores de este tratamiento médico resultados es imprescindible renovar las capas de piel más superficiales. El peeling químico es la mejor opción, pero como nos encontramos ante un tejido cutáneo especialmente frágil y fino, hay que observar detenidamente el estado de la piel y grado de envejecimiento. Los activos elegidos para realizar la renovación química son retinol, ácido láctico, kójico, fítico... y el número de sesiones es de 2-3. 
Mesoterapia AH El Dr. Lajo Plaza señala que pretender corregir las arrugas del collar de Venus, mediante rellenos intradérmicos no ofrece buenos resultados; como la piel en esta zona es tan fina, el lecho de la arruga se encuentra adherido a planos profundos, de manera que si queremos rellenarla corremos el riesgo de que el relleno se desplace, provocando el efecto contrario. La solución es nutrir esas arrugas, a través de inyecciones de mesoterapia, que incluyan ácido hialurónico y vitaminas. De este modo, se logra aumentar el sostén de la piel, rehidratando en profundidad los surcos que forman cada una de estas arrugas circulares. Al emplear una fórmula de ácido hialurónico no reticulado y al tratarse de un tejido muy delgado, el filler, más que rellenar, provoca un efecto repulpante e hidratante, atenúa las arruguitas y redensifica la piel.  En función de cada caso, se puede añadir al AH, un complejo de vitaminas,  aminoácidos y agentes densificantes como el silicio orgánico. También es buena idea añadir activos antioxidantes como el resveratrol, un agente muy útil para combatir los radicales libres procedentes de la sobreexposición a los aparatos electrónicos. Se recomiendan unas tres sesiones de esta mesoterapia hidratantes, separadas entre 10-15 días. Como mantenimiento, basta repetir la sesión cada 5 meses.