SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

RESILIENCIA CUTÁNEA Y TERAPIAS PARA IMPULSARLA

Por Nueva Estética
La resiliencia es la cualidad de plantar cara a las adversidades y salir reforzado de ellas, un comportamiento que también reproduce nuestra piel, ya que posee una capacidad sorprendente para sacar un rendimiento positivo al enfrentarse a fenómenos que la desequilibran. La medicina estética cuenta con terapias capaces de prolongar y reforzar este comportamiento resiliente. Te contamos cómo.
 


Recapitulemos: la piel dispone de mecanismos propios para hacer frente a las agresiones que la alteran y envejecen. Hasta aquí nada nuevo, pero ¿sabías que esta fortaleza va incluso más allá de los que nos han contado hasta ahora? El tejido cutáneo es capaz no sólo de salir airoso, sino fortalecido al enfrentarse a fenómenos que lo alteran. Ello convierte a la piel es un órgano resiliente, porque saca un rendimiento positivo de las situaciones adversas. Dicha resiliencia está “escrita” en su código genético y es el factor que en última instancia determina el umbral reactivo de cada piel. La aparición de signos de envejecimiento alerta sobre el agotamiento de esta cualidad. La Dra. Josefina Royo, directora médica de IML presenta tres terapias que focalizan su acción en incrementar y prolongar esta resiliencia cutánea frente a factores ambientales, paso del tiempo, estrés…
 
FOTOTERAPIA LED 633 NM. Luz atérmica de diodo a la que se expone la piel de rostro, escote, manos… y que provoca una serie de reacciones súper-positivas en las células de la dermis profunda. Así esta luz estimula la actividad de las mitocondrias, que son las responsables de optimizar la carga energética de la piel, de los fibroblastos, que activan la formación de colágeno y elastina, y de las células madre, responsables de impulsar la mitosis y con ello la proliferación celular. La luz Led roja también estimula la formación de vasos sanguíneos, incrementa la oxigenación y disminuye la inflamación tisular.
La mejora es espectacular en pieles fotoenvejecidas, que aparecen más firmes, luminosas y con muchas menos arrugas.
Planificación 4 sesiones a lo largo de 2 semanas. El tratamiento se completa en 40 min.
LÁSER INFRARROJO FRACCIONAL Esta energía fototérmica incide en la piel a través de micro-columnas de coagulación que conducen el láser a 1 mm. de profundidad hasta alcanzar la dermis reticular. Al no provocar la descamación de la superficie cutánea, la piel intacta alrededor de las diminutas micro-heridas por donde entra el láser  impulsa el proceso de auto-reparación y con ello la formación de nuevas fibras elásticas y el rejuvenecimiento de dentro hacia fuera. Esta energía láser es muy segura y puede aplicarse incluso en áreas donde la piel es especialmente fina como escote, manos o brazos.
Planificación Se recomiendan 4 sesiones, dejando pasar 3 semanas entre una y otra. El tratamiento dura unos 40 min.
MESOTERAPIA ANTIOX  La administración subcutánea mediante microinyecciones de un cóctel antioxidante de vitaminas, oligoelementos y ácido hialurónico potencia la resiliencia de la piel. Esta mesoterapia asocia un efecto preventivo  y una acción revitalizante inmediata
Planificación 3 sesiones, espaciadas cada 15 días y 1 de mantenimiento cada 3 meses. El tratamiento no dura más de media hora.