SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

RELLENOS INTRADÉRMICOS: INYECCIONES DE BELLEZA

Por Nueva Estética
Hoy nadie discute los excelentes resultados que ofrecen los materiales inyectables de relleno. En manos expertas, los fillers permiten esculpir los rasgos faciales y borrar las huellas del paso del tiempo. El cirujano plástico, Dr. Julio Puig, nos habla de las sustancias más empleadas y de lo que podemos esperar de cada una de ellas.
 


EL SECRETO DE SU ÉXITO
El empleo de sustancias de relleno, para corregir arrugas y proyectar volúmenes faciales es uno de los tratamientos estrella dentro de la medicina estética y uno de los más y mejor consolidados. Las razones pueden resumirse en tres conceptos clave:
Seguridad Los diferentes materiales que se inyectan en el tejido intradérmico para rellenar arrugas o acentuar volúmenes en pómulos, labios o mentón son biocompatibles, lo que significa que el organismos no los identifica como “extraños” de manera que no provocan ningún tipo de reacción adversa. El único efecto significativo es la eventual aparición de algún hematoma, que desaparece en pocos días y se disimula sin problemas con maquillaje. 
Rapidez Las infiltraciones no suelen prolongarse más de 30 min. lo que las coloca en cabeza de los llamados tratamientos lunch-time, ya que puede aprovecharse la pausa de la comida en el trabajo para realizarse el retoque, y seguir después con la actividad normal, puesto que no se asocia tiempo de recuperación. 
Eficacia Con los años, la composición de los rellenos se ha ido perfeccionando, especialmente en lo que se refiere a los sistemas de reticulado molecular interno. La recompensa de estas mejoras tecnológicas ha sido la de contar con rellenos que cada vez prolongan más su duración y aseguran resultados 100% naturales. 
 
FILLERS: LOS 5 MAGNÍFICOS
El Dr. Julio Puig señala que los avances en investigación científica y el perfeccionamiento de las formulaciones pone en manos de los especialistas diferentes materiales, que se pueden utilizar de acuerdo a las necesidades de cada paciente y a los resultados que busquemos. 
1 ÁCIDO HIALURÓNICO: el más empleado 
El ácido hialurónico es una sustancia presente en el organismo, especialmente en la piel, donde se ocupa de retener el agua y aportar densidad al tejido. Con el paso del tiempo disminuyen las reservas y la capacidad de producirlo por parte del organismo también se ve mermada, lo que se traduce en la pérdida de hidratación, aparición de arrugas y adelgazamiento de ciertas zonas, como mejillas y labios. Los fillers de ácido hialurónico logran restablecer este círculo de juventud de la piel, y tienen mucho que decir en la corrección de ciertos signos asociados al envejecimiento, como arrugas y pliegues, además de otros inestetismos: labios demasiado finos, pómulos con escasa proyección, mentón retraído, cicatrices, marcas de acné... El ácido hialurónico es la sustancia de relleno más utilizada, sobre todo desde que en el mercado existen fórmulas de diferente densidad: las más líquidas se emplean en terapias de revitalización e hidratación, y las más densas, para rellenar arrugas de diferente profundidad y corregir la falta de volumen. Además, por su propia naturaleza esta sustancia actúa como agente estimulante: impulsa la proliferación de factores de crecimiento cutáneo y con ello los procesos de regeneración propios de una piel joven y sana.
La infiltraciones se realizan mediante microinyecciones, con las que no se alcanza demasiada profundidad, siempre a lo largo de la arruga y lo suficientemente cerca entre sí para que el resultado sea uniforme y evitar irregularidades. 
El procedimiento dura entre 15-30 min. no es invasivo y tampoco suele resultar molesto, aunque se puede aplicar una crema anestésica sobre la zona, según cada caso. 
 
2 HIDROXIOPATITA CÁLCICA: relleno de doble acción
En este caso, nos encontramos ante un filler formado por microesferas de hidroxiopatita de calcio suspendidas en un gel conductor de carboximetilcelulosa; dos sustancias que se encuentran de manera natural en el organismos y que éste reconoce como propias. Esta composición es responsable de que los rellenos de CaHA  ejerza una acción en dos tiempos, ya que mientras el gel de carboximetil provoca un efecto voluminizador inmediato, la hidroxiapatita cálcica estimula la formación de colágeno, proceso que culmina a medio plazo (2-6 meses). Cabe señalar también, que a medida que el colágeno se va formando potencia la acción de relleno dentro de la arruga.
La inyección se realiza empleando una aguja muy fina que se introduce en el tejido dérmico siguiendo una trayectoria lineal, y a medida que se retira se va depositando la sustancia. 
La hidroxiopatita cálcica es perfecta para corregir la falta de volumen en el mentón y en los pómulos, para perfilar los labios, remodelar la nariz y rellenar arrugas profundas, como los pliegues nasolabiales, que van de las puntas de las aletas nasales hasta la comisura de los labios. Otra ventaja importante, es que los resultados pueden durar hasta dos años, ya que se trata del relleno que más tarda en reabsorberse. 
 
3 POLIACRILAMIDA: efecto permanente
Se trata de un hidrogel inyectable formado por un 97,5 % de agua y un 2,5 % de poliacrilamida, polímero entrecruzado. En este caso el relleno no se compone de micropartículas, lo que significa que es el gel, únicamente, la sustancia que provoca el efecto volumen. Esta particularidad explica que el médico pueda controlar con mucha precisión la cantidad de material inyectado, anticipando el resultado final. La poliacrilamida es eficaz en terapias de remodelación y reconstrucción del tejido blando: alisa pliegues y arrugas profundas, como el surco nasogeniano y las líneas de marioneta, esculpe el óvalo facial, define la línea mandibular, proyecta labios, mejillas y mentón, remodela la nariz… Los resultados son inmediatos y permanentes, ya que la dermis no lo reabsorbe.  
 
RELLENOS AUTÓLOGOS Poder por derecho propio
Dentro de esta categoría se incluye el plasma rico en factores de crecimiento y la grasa purificada, dos sustancias obtenidas de la sangre y el tejido adiposo del propio paciente, que atesoran numerosas propiedades dinamizadoras de la juventud y la belleza de la piel.
4 PLASMA RICO EN PLAQUETAS
Las plaquetas presentes en el plasma sanguíneo poseen una elevada concentración de factores de crecimiento intraplaquetario, (FC), unos fragmentos protéicos con un poder bio-estimulante único. La medicina estética aprovecha este potencial inyectando en la piel estas sustancias, obtenidas a partir de una muestra de sangre del paciente. El procedimiento es sencillo, una vez se realiza la extracción, la sangre se somete a un proceso de centrifugado que permite aislar una fracción de plasma con una concentración en factores de crecimiento ocho veces mayor que los valores normales. Este plasma enriquecido es el que se inyecta para poner a pleno rendimiento las funciones cutáneas. Esta superaceleración se traduce en múltiples beneficios, desde la mejora de la elasticidad, el tono, y la hidratación, hasta la reducción de cicatrices y arrugas. Este tratamiento se encuentra recomendado a partir de los 30 años, que es cuando la piel empieza a perder su capacidad de regeneración. El plasma enriquecido se reinyecta mediante inyecciones intradérmicas de mesoterapia, pero también se puede infiltrar en el tejido celular subcutáneo, para poner énfasis en la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico. Los efectos de esta terapia pueden durar de 12 a 18 meses.
5 GRASA AUTÓLOGA
Esta terapia consiste en utilizar como relleno dérmico la grasa del propio paciente, que se obtiene de los muslos, nalgas o abdomen a través de una sencilla liposucción. Esta grasa se purifica en el laboratorio, para obtener una porción con una máxima concentración de células y madre, y se inyectarla en el rostro mediante punciones y en cantidades mínimas, para garantizar un resultado natural. Este relleno autólogo es de larga duración.