SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

REJUVENECER A TODOS LOS NIVELES

Por Nueva Estética
El gran reto de la medicina estética facial sigue siendo corregir las señales de la edad, a través de métodos cada vez más especializados y con resultados más naturales. Las técnicas que están a punto de irrumpir en las mejores consultas superan con nota las expectativas mas optimistas. 
 


PLASMA-FRECUENCIA
blefaroplastia sin cirugía
El Dr. Antonio Licitra, especialista en medicina estética y director de la Clínica Med-Estetic, toma la palabra para presentarnos un sorprendente avance en el rejuvenecimiento de la mirada. Se trata de la plasma-frecuencia, una técnica que permite eliminar la piel sobrante del parpado superior, sin pisar el quirófano. Hasta ahora, la única opción para solucionar estos cuadros era la blefaroplastia. 
En qué consiste? La plasma-frecuencia se basa en el empleo de una tecnología que genera un flujo de electrones, que logra la retracción del tejido de modo similar a lo que sucede con los plásticos cuando se someten a una pistola de termo-contracción. La aplicación se realiza mediante un equipo cuyo cabezal se acerca a la piel, a una distancia de medio milímetro, sin llegar a tocarla. El flujo de electrones provoca un termo-encogimiento responsable de volatilizar la piel sobrante. Dado que el resultado se debe a un efecto de sublimación, es decir, el tejido pasa de estado sólido a gaseoso, sin pasar por el estado líquido, no aparecen edemas. 
Previamente al procedimiento, se aplica una crema anestésica en la zona, para que resulte indoloro. Una vez finalizado, puede aparecer enrojecimiento pasajero y un ligero oscurecimiento, que desaparece en unos cuatro días. La plasma-frecuencia ofrece resultados en una sola sesión, aunque si fuera necesario puede repetirse pasados tres meses. 
 
La piel sobrante y flácida del párpado superior se evapora y el tejido aparece más terso, por el efecto de termo-encogimiento.
 
 
HILOS TENSORES &Co
combo de juventud
La Dra. Nélida Grande, cirujana plástica, reparadora y estética y especialista en medicina antienvejecimiento en la Clínica Nélida Grande nos ofrece una clase magistral, que demuestra cómo multiplicar y afianzar los buenos resultados de las terapias de rejuvenecimiento facial, combinando diferentes tratamientos. En este caso, nos plantea el abordaje del envejecimiento en pieles maduras, tanto de mujeres como hombres, entre 35-65 años, que muestran señales del paso del tiempo, pero con una buena calidad cutánea de base. La doctora propone una versión renovad del lifting sin cirugía empleando las infiltraciones de hilos tensores como terapia básica, para luego consolidar los resultados con otros tratamientos.
Revolución entre hilos El empleo de hilos tensores ha supuesto un importante avance en terapias médica antiedad. Se trata de unos filamentos compuestos de un material reabsorbible y biocompatibe, que presentan una serie de diminutas estructuras crónicas a lo largo de la hebra. Estas suturas se insertan bajo la piel con una fina aguja, sin incisiones ni puntos, aplicando previamente un poco de anestesia local. El tratamiento se realiza en una única sesión que dura entre 30 y 60 minutos. El número de hilos implantados varía en función de las condiciones de cada paciente, pero la cantidad mínima suele ser de seis. Al introducir cada hilo, los conos quedan perfectamente anclados al tejido subcutáneo, generando un efecto de tensión, responsable de hacer desaparecer las arrugas y corregir el descolgamiento. Este efecto es evidente a los cinco días el tratamiento, y a él se suma otro progresivo: al producirse el anclaje se desencadena una reacción fibrosa, que no solo evita riesgo de que el hilo se desplace, sino que al ponerse en marcha el proceso de cicatrización natural, se reactivan los fibroblastos, y con ello la producción de colágeno y elastina. 
Resultados Con los hilos tensores se corrige la flacidez en la mejilla, la caída de la frente, las cejas y el cuello, las arrugas del labio superior y se define la línea mandibular. El efecto lifting aumentan progresivamente según pasan los meses, y el resultado se mantiene entre uno y dos años, sin que se altere en ningún momento la expresión natural del rostro. Cuando los hilos se reabsorben por completo, pasados alrededor de un par de años, la producción natural de colágeno que se ha generado perdura, aunque para mantener el estado óptimo de la piel es preciso un mantenimiento, con cosméticos y tratamientos en cabina. 
 
Terapias MIX
Para diseñar de manera personalizada un lifting sin cirugía es necesario, en muchos casos, combinar diferentes terapias. Los hilos tensores tienen la ventaja de “casar” a la perfección con otros tratamientos antiedad de diferentes características. Si se aborda un programa combinado, primero se colocarán los hilos, y se dejarán pasar tres semanas antes de realizar ninguna otra terapia. La planificación del programa a partir de este momento dependerá del tratamiento elegido. Así, si por ejemplo, si se presenta la necesidad de reparar pérdidas de volumen, rellenar arrugas o reestructurar el tejido se recurrirá a las microinyecciones de ácido hialurónico o policaprolactona, y se programarán tres citas en un periodo de tres meses. Para intensificar la hidratación y la regeneración tisular una opción excelente son las infiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento. En este caso también se realizarán tres sesiones, pero a lo largo de una año. Las arrugas de expresión, como no podía ser e otra manera, se contrarrestarán con inyecciones de toxina botulínica, dos veces al año; y para mejorar la luminosidad y textura de la piel y optimizar la acción tensora de las suturas se recomiendan 5-6 sesiones de radiofrecuencia. 
 
ULTRASONIDOS MULTIFOCALES INTENSOS
la era de la endobioestimulación
El Dr. Carlos San Martín, especialista en medicina estética y director de la clínica Be Meditec, nos descubre la ultima generación en tecnología médica ultrasónica. Hablamos de los ultrasonidos multifocales intensos, que alcanzan todos los estratos cutáneos: epidermis, dermis, capa subcutánea y estructura SMAS. El SMAS es el estrato de piel más profundo, la capa fibromuscular que forma el entramado arquitectónico sobre el que se sustenta el tejido manteniéndose terso y firme. Hasta ahora únicamente era posible acceder a este nivel a través de la cirugía, por eso estamos ante un tratamiento con resultados equivalentes a los de un lifting quirúrgico siempre que se traten grados de flacidez y pérdida de tersura entre leve y moderada. 
Lifting lunch time Este tratamiento es sencillo, no invasivo y rápido: la sesión dura entre 30 y 60 min. según la extensión del área o áreas tratadas. La aplicación de los ultrasonidos se realiza desplazando el cabezal del equipo la piel. La energía ultrasónica provoca un aumento de la temperatura en las capas interiores del tejido, sin provocar molestias en la superficie cutánea; únicamente se siente unas sensación de calor, tan leve que no es necesario aplicar anestesia, ni siquiera tópica. Al alcanzar niveles cutáneos tan profundos esta terapia realiza lo que podríamos calificar de endobioestimulación interna: el incremento de la temperatura estimula la producción de nuevo colágeno y elastina, responsables de fortalecer las estructura de sostén de la piel y provocar la reafirmación progresiva del tejido, que culmina pasados seis meses. Los resultados se obtienen en una sola sesión. El tratamiento se repite cada año o cada dos años según el grado de descolgamiento de la piel y de los cuidados complementarios que se realicen. 
Zonas de cuidado Este lifting ultrasónico puede realizarse en el doble mentón, línea mandibular, mejillas, párpados (donde corrige la flacidez y las bolsas), cejas, cuello, escote y manos.
 
Un FILLER  
que borra el código de barras
Las diferentes marcas que comercializan fórmulas de ácido hialurónico inyectable ofrecen esta sustancia en diferentes densidades: las más fluidas, no reticuladas, se infiltran en las capas dérmicas superficiales y se emplean sobre todo para hidratar el tejido, mientras que las más densas, de estructura reticulada, son utilizadas para aportar volumen y su infiltración se localiza a nivel medio y profundo. Más allá de sus indicaciones, estos ácidos presentan una diferencia sustancial, y es su duración, ya que cuanto más densos, más tardan en ser reabsorbidos y por lo tanto el resultado se mantiene más tiempo.  El Dr. Maged Haj-Younes, especialista en medicina estética de Cínica Planas, nos habla de una innovadora fórmula de ácido hialurónico de alta densidad, que, por primera vez, puede emplearse para aportar volumen inyectándolo a nivel muy superficial. Su principal ventaja, pues, es que corrige de manera natural y duradera arrugas finas, que exigen una inyección en la dermis superficial. Ello traducido en la práctica implica que por fin existe una solución fácil y eficaz para rellenar las arrugas que aparecen en el labio superior. Hasta ahora el código de barras se trataba con láser o con rellenos de ácido hialurónico, que se reabsorbían demasiado rápido, si se empleaban fórmulas fluidas, o se corría el riesgo de producir un efecto de labio abultado, si se empleaban fórmulas densas y no se controlaba la cantidad de sustancia infiltrada. 
Método expertise El Dr. Haj-Younes lleva ya un año trabajando con este relleno y domina  la perfección la técnica de infiltrado, que exige altas dosis de pericia y precisión. Según nos explica, antes que nada se aplica un poco de anestesia en el área zona peribucal, para evitar cualquier molestia. El filler se inyecta empleando una aguja muy fina, como las usadas en mesoterapia, y la sustancia se deposita a nivel muy superficial mediante la técnica denominada blanching. El dominio del método de infiltrado implica que no aparezcan hematomas, únicamente puede observarse una ligera hinchazón o rojez, que se disimula perfectamente con maquillaje. 
 
Las inyecciones de ácido hialurónico de alta densidad borran el código de barras de manera natural y con resultados que se prolongan hasta 6 meses.