SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

RADIOFRECUENCIA PODER ULTRATENSOR

Por Nueva Estética

La radiofrecuencia provoca un efecto térmico controlado, que culmina en una hiperestimulación del colágeno responsable de tensar el tejido en rostro y cuerpo


La radiofrecuencia provoca un efecto térmico controlado, que culmina en una hiperestimulación del colágeno responsable de tensar el tejido en rostro y cuerpo. Esta acción antiflacidez se acompaña de la reactivación de numerosos procesos fisiológicos en la piel, por lo que esta energía asocia beneficios oxigenantes, drenantes, reductores, anticelulíticos antiedad… 

4 modos de emisión 
  y muchos beneficios
Aunque hablamos de diferentes tipos de radiofrecuencia, en función de los estratos cutáneo que alcanza y de los efectos que provoca, la energía con la que se trabaja es siempre la misma. Las diferencias están asociadas al tipo de cabezal emisor, es decir, lo que cambia es la pieza de mano que entra en contacto con la piel. Por este motivo las mejoras que se van realizando se centran en el perfeccionamiento tecnológico de estos cabezales, con el objetivo de que los tratamientos sean cada vez más efectivos, seguros y confortables para la piel. Esta característica convierte a la RF en una tecnología extraordinariamente versátil, puesto que con un gesto tan sencillo como cambiar un cabezal por otro se multiplica el rendimiento del equipo. De hecho, muchos de los dispositivos emisores de RF incorporan varias piezas de mano intercambiables, que en muchos casos son de diferente tamaño para adecuarse a diferentes zonas. De acuerdo a estas puntualizaciones, repasemos los principales tipos de RF y cuáles son sus efectos. 
 
1 Bipolar La primera generación de equipos aplicaban la radiofrecuencia en modo bipolar, término que hace referencia a los dos electrodos a través de los que circula la corriente electromagnética. La radiofrecuencia bipolar se circunscribe en la dermis de modo que actúa directamente sobre las fibras colágenas, haciendo que se contraigan y aumenten provocando el estiramiento de la piel. Está especialmente recomendada para tratamientos encaminados a corregir la flacidez en rostro y cuello, ya que el aumento de temperatura es superficial y la emisión energética se concentra en un área reducida, sin alcanzar los tejidos gruesos y profundos. 
 
2 Monopolar Los equipos disponen de un cabezal activo, que se desliza por la zona de tratamiento, y otro de retorno, que permanece estático en contacto con la piel. La corriente de RF circula entre ambos aprovechando las vías con mayor conductividad eléctrica: el tejido muscular y los sistemas linfático y sanguíneo. Ello provoca un calentamiento profundo que alcanza el tejido adiposo subcutáneo, donde actúa eliminando flacidez y celulitis. El efecto de remodelado corporal que se consigue se inicia con una reactivación del drenaje linfático, que se traduce en una disminución de toxinas y líquidos en los que se encuentran embebidos los adipocitos. Al mismo tiempo, aumenta la circulación lo que mejora el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo y el aspecto de la piel. El modo de emisión unipolar ha evolucionado y hoy existen equipos que emiten la energía de manera controlada y focalizada en una zona concreta, por lo que corrigen la flacidez tanto corporal como facial. Al comenzar la sesión, se selecciona una intensidad de emisión, responsable de calentar los tejidos gradualmente, sin picos de energía súbita, además el cabezal ajusta automáticamente la transmisión de energía en función de la impedancia del tejido produciéndose un calentamiento profundo y totalmente seguro para la piel.
 
3 Multipolar La réplica inevitable a la consolidación de la RF monopolar y bipolar fue la aparición de una segunda generación de equipos que combinan ambas modalidades de emisión, través de cabezales que generan de manera simultánea un calentamiento profundo y superficial del tejido. El efecto térmico en los estratos profundos se traduce, por un lado, en la estimulación de los fibroblastos, que se ven abocados a producir más fibras elásticas y, por otro, en el incremento del metabolismo de los adipocitos y la liberación de su contenido graso, que reporta la reducción del volumen corporal. Por su parte el aumento superficial de la temperatura provoca la contracción de las fibras de colágeno ya existentes. La combinación de ambas formas de emisión permite aprovechar de manera conjunta todos los beneficios de la RF: pérdida de centímetros y tensado inmediato de la piel.
 
4 RF Ablativa Otro avance importante son los equipos que transmiten la energía modo fraccional ablativo, es decir, al pasar la corriente entre los electrodos del cabezal ésta atraviesa la epidermis a través de toda una serie de microorificios. Las áreas de piel adyacente, que no reciben ningún “impacto” son las responsables de impulsar la reparación tisular y una completa renovación epidérmica. El resultado es la desaparición de las alteraciones visibles en la superficie de la piel: arrugas, poros abiertos, marcas de acné, piel mate, manchas… Este modo de transmitir la radiofrecuencia sitúa a esta tecnología en un puesto importante dentro de las terapias de rejuvenecimiento facial.
 
Eficacia probada 
Cuerpo La radiofrecuencia es eficaz en el tratamiento de la celulitis, adiposidades localizadas y flacidez, en muslos, abdomen, espalda, glúteos y brazos. 
Rostro Corrección del descolgamiento tisular, definición del óvalo facial, mejora de las arrugas y textura cutánea.