SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

PLASMA: LA 4ª DIMENSIÓN EN TECNOLOGÍA BEAUTY

Por Nueva Estética
El plasma es el 4º estado de la materia. Su emisión en modo fraccionado a través de avanzados dispositivos consigue volatilizar los signos de la edad además de otras alteraciones cutáneas. Y ello, de la manera menos invasiva que te puedas imaginar, porque ni siquiera toca la superficie cutánea.
 

¿Está todo descubierto en tecnología estética? Pues parece que hasta hace poco, no. Desde el área médica de The Beauty Concept, la Dra. Carmen Lorente nos presenta un nuevo agente tecnológico, con una versatilidad sorprendente. Estamos hablando del plasma fraccionado, una energía basada en la emisión de lo que no es otra cosa que el cuarto estado de la materia (sólido, líquido, gaseoso y plasma). Se trata de un equipo que emite plasma generado a través de una descarga eléctrica que se produce al acercar el electrodo a la superficie cutánea, sin necesidad de tocarla. Ello provoca un aumento de temperatura localizado, en el que se concentra una elevada densidad de energía, y que estimula la contracción instantánea del tejido. El plasma genera puntos de sublimación en los corneocitos superficiales, sin afectar a la capa de células basales y sin provocar la ablación del tejido, lo que se consigue con todo ello es la vaporización de la lesión estética. 
La capacidad para vaporizar el tejido otorga al plasma fraccionado una elevada eficacia en la corrección de alteraciones estéticas muy diversas:
 
Acné activo y marcas antiguas de acné y cicatrices en general.
Lipomas, fibromas, nevus, verrugas.
Hiperqueratosis.
Manchas, lentigos seniles y solares.
Puntos rubí.
Exceso de piel en los párpados (blefaroplastia no quirúrgica).
Rejuvenecimiento de escote y rodillas.
 
Esta tecnología 4D permite a la medicina estética ofrecer soluciones que antes exigían cirugía.