SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

PEPITAS DE PERA DE LO MÁS ANTIOXIDANTES

Por Nueva Estética

El fenómeno selfie está más de moda que nunca… por ello lucir una piel fotogénica es el anhelo de cualquier mujer. Hoy las fórmulas cosméticas responden a todas estas exigencias, actuando sobre los tres factores clave de la fotogenia: la estructura, la textura y la luz.  Han sido los cosmetólogos de BIO BEAUTÉ BY NUXE los que han ideado esta fórmula mágica, que incluye, entre sus activos más preciados las pepitas de pera. El objetivo, la búsqueda de una piel redensificada, lisa y luminosa, visiblemente más hermosa. Veamos más detenidamente su modus operandi


Estructurar la piel. Gracias al agua celular de pera encapsulada y al extracto oleoso de pepitas de pera antioxidantes. Encapsulada en los liposomas de fosfolípidos en perfecta afinidad con la piel, el agua micelar de pera hidrata intensamente. Se trata de una verdadera agua constitutiva de la fruta, se obtiene sin disolventes, recuperando el agua resultante de la evaporación durante el secado de las peras. Mientras tanto para mantener la hidratación en el núcleo de la piel, el extracto oleoso de pepitas de pera, lipófilo y rico en antioxidantes, impulsa la síntesis de ácido hialurónico, que actúa como un “depósito de agua” cutáneo. Así, la piel luce redensificada y más tersa.

Mejorar la textura cutánea. Para conseguir una piel más lisa, se ha introducido a esta fórmula un complejo natural de ácido hialurónico vegetal que se combina con un azúcar renovador de origen marino. El ácido hialurónico es un polisacáido presente de manera natural en la piel, pero que no existe en el mundo vegetal. 100% natural, eco-responsable, este ácido hialurónico innovador se obtiene gracias a un procedimiento de biotecnología que consiste en utilizar un micro-organismo para transformar un sustrato vegetal de trigo y remolacha. Procedentes de cultivos 100% locales, las plantas utilizadas se transforman en el seno de una biorrefineria que utiliza bioetanol procedente de la remolacha. Por su parte, el azúcar renovador de origen marino es una molécula natural producida por un plancton bretón (origen: Aber-Benoît, Finisère, Francia) garantiza un efecto “piel nueva”, favoreciendo la renovación celular y la disminución de las rojeces y de las pequeñas imperfecciones. Como resultado la piel se muestra más lisa y suave.

Activar la luminosidad de la tez. Para ellos se emplean unos pigmentos de  “efecto camaleón” que se asocian a nácares inteligentes. Gracias a la capacidad de estos pigmentos de reflejar la luz bajo todos los ángulos, esta fórmula se adapta a todos los tonos de piel. Tras su aplicación, la tez se muestra más homogénea y sus defectos se difuminan. También se incorporan unos nácares de tono cobrizo que confieren un poder iluminador a la piel, aportándole mayor uniformidad.