SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

MASAJE TIBETANO KU NYE

Por Nueva Estética

Esta técnica ancestral se está imponiendo con éxito en occidente ¿su objetivo? restablecer la armonía, física, mental y espiritual de la persona y devolver al organismo su bienestar interior. 


Tal y como nos explica Paco Montal, experto en masaje Tibetano Ku Nye, “Según la filosofía budista el ser humano responde a un concepto holístico”. De ahí que su bienestar dependa de múltiples factores. En la cultura tibetana la fuerza vital se denomina Tsog-lung. Tsog significa vida y lung es el viento, de modo que este término podría traducirse como “soplo de la vida”.  Asimismo, el organismo se divide en 3 canales energéticos: tripa (bilis), lung (viento) y bedkan (flema), que a su vez se ramifican en los 72.000 Isa o canales cuya función es distribuir la energía por todo el organismo. Aquellos puntos donde se entrecruzan los tres son los centros energéticos conocidos como chakras.De igual modo, nuestra salud depende de una correcta armonía entre la dieta, la conducta, la condición kármica, las condiciones ambientales, psicológicas y los factores sociales. De ahí que todos estos factores deban tenerse en cuenta para elaborar el diagnóstico de cualquier enfermedad.

El experto en Ku Nye, antes de iniciar la sesión de masaje debe establecer una primera toma de contacto con el cliente para valorar su estado. Los 3 pasos  a seguir son:

1er PASO. Anmnesis o formulario de preguntas concretas para poder averiguar el estado actual de la persona..

2º PASO. Exploración anatómica para evaluar el desorden de cualquiera de los 3 humores o nyepa’s.

3er PASO. Estudio táctil y visual. En el estudio táctil se realiza la lectura del pulso mediante la palpación para determinar el estado de los órganos internos, mientras que el visual consiste en la observación de la lengua, tipología corporal…

El masaje tibetano Ku Nye está especialmente indicado combatir el estrés, estados de depresión, nervios, ansiedad, el miedo, el insomnio… Durante la sesión se emplea un aceite específico elaborado a base de plantas medicinales que se aplican en puntos concretos mediante la combinación de distintas maniobras: amasamientos, presiones, estiramientos, digitopresión… El objetivo es favorecer la circulación de la energía, activando el flujo de los meridianos (tsa) y recuperar la vitalidad. Una vez se liberan los puntos de bloqueo, la energía podrá volver a fluir por el cuerpo y el organismo puede volver a sanarse por sí mismo, restablecer el bienestar físico y mental.

Durante la sesión, el terapeuta debe prestar especial atención en dos áreas clave: cabeza y la espalda, ya que es en estas zonas donde se encuentran localizados los puntos terapéuticos principales de la energía del Lung (viento) que está asociada con el SEM o mente sutil. Si el viento es suave, la mente se encuentra en estado de calma, por el contrario, un exceso de Lung provoca agitación.

Rellene este formulario para recibir más información sobre este producto sin compromiso.