SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

MASAJE MUSCULAR DINÁMICO

Por Nueva Estética

Esta técnica de masaje, también conocida por las siglas MMD, incide sobre músculos, tendones, fascias y ligamentos con el fin de aliviar ciertos dolores y deshacer posibles bloqueos. Artículo escrito por ALEJANDRO SUÁREZ PÉREZ. Experto en MMD.


Esta técnica novedosa combina distintas metodologías de masaje e introduce movimientos específicos mediante las cuales el terapeuta puede trabajar las distintas alteraciones del aparato locomotor y lo que se conoce comúnmente como “tejidos blandos”. Se trata de una práctica sencilla de realizar que sigue los principios de la biomecánica y puede asociarse a otras terapias manuales, para potenciar los efectos deseados.

 

Durante la sesión el terapeuta debe trabajar el músculo en 4 posiciones:

Posición neutra Es aquella postura en la que el músculo está en reposo y engloba todas aquellas posiciones básicas en las que se puede tratar a la persona: decúbito supino, prono, lateral izquierdo o derecho, o sedestación. Por ejemplo, si se trabaja el músculo tibial anterior, el cliente tiene que estar en decúbito supino con la extremidad inferior extendida.

Posición en acortamiento pasivo El músculo adquiere en una posición tal que sus puntos de origen e inserción han de estar más cerca que en la posición neutra. Por ejemplo, en el caso del músculo tibial anterior, la persona debe estar en decúbito prono, desde esta postura se flexiona la rodilla a no más de 90º y se ejerce una flexión dorsal del tobillo.

Posición en estiramiento pasivo En esta ocasión, el músculo se presenta con sus inserciones más alejadas que en la posición neutra. Si seguimos con el ejemplo anterior, para trabajar el músculo tibial anterior, la persona debe estar en  decúbito prono, desde ahí se flexiona la rodilla entre 90-110-135º y se realiza una extensión dorsal del tobillo.

Movilidad pasiva En este caso, el terapeuta trabaja el músculo al mismo tiempo que lo moviliza, pudiendo efectuar un estiramiento pasivo, acortamiento pasivo o viceversa. Así bien, al trabajar el músculo tibial anterior, y el cliente se coloca en posición de decúbito prono, se flexiona la rodilla sin sobrepasar los 90º y se realiza una flexión dorsal del pie, pasando a una extensión dorsal de tobillo y flexión de rodilla de unos 110º.

En todos los estados de tensión y/o bloqueo del tejido blando, el terapeuta puede observar dos tipos de alteraciones:

Alteración física Hace referencia a la extensión del bloqueo, al número de fibras implicadas, su estado estructural...

Alteración química Es decir, la carga tóxica, por déficit en las circulaciones de aporte y limpieza acumuladas en el bloqueo.

 

la técnica

El experto, previamente a la realización del masaje, efectúa una lectura manual del cuerpo para localizar los puntos de dolor y  establecer una pauta de trabajo. Con el MMD, el terapeuta incide sobre todos y cada uno de los músculos y grupos musculares, exceptuando los faciales. Cada zona de bloqueo se identifica claramente con una posición determinada de tratamiento. Veamos  algunos ejemplos de cómo se trabajan ciertos músculos clave:

El haz de fibras ascendentes o inferiores del trapecio deben tratarse en posición de estiramiento pasivo. El cliente se coloca en decúbito lateral contrario al dolor con la extremidad superior en aducción horizontal.

Por el contrario, el vasto externo, debe trabajarse con la posición de acortamiento pasivo, es decir la cadera en flexión entre los 45-80º y extensión de la rodilla. Por su parte, los escalenos se trabajan en posición de acortamiento pasivo, con el cliente en sedestación se hace una rotación contralateral más una extensión del cuello.

Lo que caracteriza al MMD es que el abordaje muscular se realiza en distintas posiciones lo que permite al terapeuta efectuar una valoración táctil de las estructuras que se engloban en el llamado tejido blando, teniendo así una mejor comprensión de su comportamiento y su patología. Una vez localizado el punto de tensión y elegida la posición para tratar la alteración, el terapeuta conjuga varias técnicas de masaje: quiromasaje clásico, deslizamientos digitales, nudillares, palmares y cubitales, bombeos digitales y maniobras de presión.