SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

MASAJE MARMA KALARI

Por Nueva Estética

Este masaje con sello ayurvédico cobra especial protagonismo por su original puesta en práctica. y es que durante su realización el terapeuta, además de utilizar las manos, emplea los pies para incidir sobre los puntos marmas del organismo. tras la sesión, la energía prana se reequilibra y la persona alcanza un estado de bienestar total.

CRISTINA SALAZAR

Dir. Técnica Grupo Sasoibide


La peculiaridad de su puesta en escena hace de este masaje único y excepcional, ya que la mayoría de las maniobras se realizan con los pies. Es por ello que el marma kalari resulta ser un masaje más vigoroso y efectivo, pero también es verdad que la dificultad de sus movimientos requiere que el terapeuta tenga una mayor destreza, control y conocimiento de la técnica. Para la realización de las maniobras el terapeuta necesitará la ayuda de una cuerda atada al techo en la que éste se apoyará con el fin de mantener el equilibrio y la estabilidad. Pero la destreza de las maniobras del Marma Kalari van más allá, puesto que en la parte del masaje donde se utilizan las manos se requiere que el terapeuta flexione las rodillas, separe las piernas y realice un movimiento de balanceo mientras aplica el masaje. Por ello es fundamental que el experto tenga un perfecto control de su cuerpo.

El Marma kalari es una metodología procedente de la India que hoy está irrumpiendo con fuerza en los salones de occidente, aunque eso sí, se está dando a conocer pasito a pasito, ya que no son muchos los expertos que dominan este peculiar masaje. Como dato curioso, decir que esta técnica tiene su origen en del arte marcial Kalari Payattu que tiene como objetivo estimular y potenciar la musculatura. El Marma Kalari se apoya sobre los mismos principios teóricos que el masaje ayurvédico, por lo que previamente a la realización de la sesión es imprescindible determinar el dosha de la persona. El terapeuta también debe tener perfectas nociones de anatomía y conocer las teorías energética que controlan el buen funcionamiento del organismo, en la intervienen elementos tan importantes como el Prana, los puntos marma, los chakras o los nadis.

¿Qué es el Prana? Es la energía que nos rodea y penetra en nosotros. Concretamente los expertos la definen como una vital conexión entre el cosmos y la persona, algo así como la esencia misma de la vida. Si esta energía se desequilibra, es posible que este bloqueo se traduzca en una alteración física o sensación de malestar. El Marma Kalari tiene como finalizar movilizar el Prana para evitar su estancamiento y asegurar su fluir libremente por el organismo.

 

Puntos marma, nadis y chakras

Dónde se localizan

Estos tres elementos energéticos adquieren una vital importancia en el Marma Kalari. Veamos a continuación el papel que representan en el organismo y dónde se localizan. Pues bien, empecemos por el principio, los puntos marmas son puntos donde se cruzan determinadas líneas estructurales corporales y energéticas. Muchos de los marma y puntos de acupuntura de la medicina tradicional china coinciden en su localización, de tal modo que el masaje sobre los marma puede influir directamente en las funciones corporales de una manera similar a como lo hacen las técnicas de acupuntura china. Aunque en el cuerpo existen 107 puntos, hay 3 de ellos que tienen especial importancia:

Marma del centro de la frente. Se encuentra entre las cejas y se extiende hasta el centro de la frente. Es recomendable masajear suavemente este punto cuando hay preocupaciones, tensión mental u otras dificultades del vata superior.

Marma en el pecho. Está localizado justo debajo del esternón, donde termina la caja toráxica. Está vinculado con el corazón. Al incidir sobre el mismo se puede calmar ciertos estados emocionales.

Marma del abdomen. Se emplaza justo a 10 cm. bajo el ombligo, en la parte baja del abdomen. Su masaje permite regular ciertos problemas relacionados con el vata inferior.

Por su parte, los nadis son canales etéricos distribuidos en todo el cuerpo a través de los cuales fluye el prana o energía vital. Los antiguos textos mencionan tres nadis principales que reciben el nombre de Sushumma, Ida y Pingala. En el cuerpo físico, Sushumna nadi parte desde la base de la espina dorsal en la zona coxígea, y se extiende hasta la parte superior de la cabeza. En su mayor parte de extensión, coincide con la médula espinal. Ida nadi y Pingala recorren lateralmente a Sushumna nadi, siendo éstos por los que circula habitualmente la energía.

Finalmente, la palabra en sáncrito chakra significa literalmente rueda, y hace regencia a centros energéticos en donde se condensa, circula y transforma la energía vital o Prana. Se encuentran en el entrecruzamiento de los nadis por donde circula la energía. Se conocen 7 chakras principales y son los siguientes: primer chakra o Muladhara, que se encuentra en la base de la columna, segundo chakra o Svadhistana, que está justo en el coxis, tercer chakra o Manipura, que se localiza aproximadamente dos dedos por encima del ombligo, cuarto chakra o Anahata, que se ubica a la altura del corazón, cinto chakra o Vishuddha, emplazado en el cuello, Sexto chakra o Ajna, situado un dedo por encima de la base de la nuez, y por último, séptimo chakra o Sahasrara, que está en encima de la cabeza.

El conocimiento de estos puntos energéticos es imprescindible para la realización del Marma kalari, ya que todos ellos están conectados. De manera que un bloqueo en punto marma afectará directamente a los nadis. Y si tenemos en cuenta que los nadis son conductos sutiles o pránicos, entre los cuales el nadi central Suhusma conecta los 7 chakras principales, esta alteración repercutirá a su vez sobre los chakras. Cuando esto sucede se interrumpe el flujo de prana.

 

Posturas básicas

Las distintas maniobras del masaje se realizan desde las siguientes posturas básicas:

  1. Postura base. Partiendo de la bipedestación o posición de pie, hay que separar las piernas 30-60 cm (dependiendo de la altura del terapeuta y de la zona que se quiera abarcar) y flexionar las rodillas ligeramente, manteniendo recta la columna vertebral y los brazos y las piernas alineados.
  2. Postura base lateral. Partiendo de la posición de base, desplazar el peso del cuerpo hacia una pierna y rotar ligeramente el tronco hacia el mismo lado.
  3. Postura base en cuerda. Se traslada el peso del cuerpo hacia los brazos, por lo que la posición de éstos varía dependiendo del pie con el que se trabaje, estableciéndose una distancia entre ellos de 20 cm. aproximadamente.

 

Maniobras Marma kalari

Al utilizarse los pies es importante que el terapeuta preste un cuidado especial a la hora de aplicar la presión para controlar la fuerza ejercida. Entre las distintas maniobras de masaje destacan:

Roce superficial con los dedos o los pulgares. Consiste en deslizamientos superficiales sobre la zona del cuerpo que va a tratarse. Generalmente se utilizan al inicio del masaje para la aplicación de aceite en puntos energéticos concretos. Se extiende una gota de aceite en la coronilla, sobre cada oído, en el centro de las palmas y en el centro de la planta de los pies. Estas siete zonas son puntos energéticos determinantes por lo que los beneficios del aceite llegan al organismo con más rapidez.

Frotación con el pie. Se trata de un deslizamiento profundo a un ritmo generalmente medio. Es importante que durante la aplicación de esta maniobra el pie esté en posición plana para que se adapte lo más posible a la superficie corporal del cliente.

Frotación plantar lateral. Para la realización de esta maniobra se utilizará el lateral externo del pie, con el que se puede ejercer mayor presión.

Frotación plantar en zigzag. El pie se mueve a modo de zigzag de un lado a otro y viceversa, a un ritmo medio rápido y con una intensidad media fuerte. Se aplica generalmente sobre muslos o brazos.

Frotación de dedos pinza. Se lleva a cabo con los dedos de los pies, ejerciendo mayor presión con el segundo y tercero. Se aplica generalmente sobre piernas y brazos. Necesita cierta práctica ya que debe emplear únicamente la yema con el fin de no clavar la uña.

Frotación de talones. Se utilizan alternativamente ambos talones y se aplica generalmente sobre articulaciones. Se recomienda no efectuarla en caso de problemas circulatorios.

Frotación palmar. Se trata de la única maniobra que se lleva a cabo con las manos. Aunque puede realizarse de diversas maneras, por norma general, se aplica de forma simultánea y con las manos pegadas en forma de mariposa. También se podrá efectuarse con las manos superpuestas.

Estiramiento y tracción. Esta manipulación consiste en pasar el brazo del cliente por debajo de las piernas del profesional. Desde este punto se tracciona y estira de forma indirecta la musculatura del hombro.

 

Duración de la sesión

Una sesión Marma Kalari suele durar entre 40-60 min., dependiendo del ritmo y el número de repeticiones de cada secuencia. Si el cliente es de constitución Vata, las maniobras se repetirán 11 veces, si es Pitta, se harán 9 veces y si es Kapha se realizarán 7 veces. Asimismo, si el masaje se realiza con fines relajantes, las maniobras se harán de forma suave y con lentitud, pero si lo que se desea es realizar un masaje deportivo o de rehabilitación, éstas deben ser más vigorosas y tendrán un ritmo más rápido.

 

Indicado para…

  • Potenciar la elasticidad muscular y el movimiento articular.
  • Relajar la musculatura y estimular la circulación sanguínea.
  • Proteger los puntos marma, promoviendo el flujo de energía prana.
  • Mejorar la postura corporal.