SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

LOS “OTROS” FILTROS SOLARES

Por Nueva Estética

Te presentamos los 10 ingredientes que protegen y potencian la efectividad de los filtros solares. El vademécum cosmético no los tiene clasificados como filtros solares (de los naturales, sólo figuran el dióxido de titanio y el óxido de zinc), pero todo se andará. Algunos de estos ingredientes ya han demostrado, en complejos test de laboratorio, su eficacia a la hora de incrementar el poder de protección de los filtros. Tanto que el índice SPF podría aumentar de un 4 a un 28. Así nos los explica Pedro Catalá, doctor en farmacia y fundador de Twelve beauty. Aunque en ningún caso sustituyen a los filtros solares naturales o sintéticos, muchas firmas de conciencia “green” recurren a estos ingredientes para poder reducir la cantidad de filtros químicos presentes en sus solares y conseguir el número SPF deseado. 


Manteca de karité. Además de aportar elasticidad e hidratación a la piel más seca, este ingrediente natural aumenta la eficacia de los filtros UVB.

Propóleo. La resina que las abejas recolectan de las plantas y utilizan para sellar bien las paredes de la colmena es extremadamente rica en antioxidantes que protegen tanto de la radicación UVA como de la UVB.

Aloe vera. Recomendado extenderlo sobre la piel 24h antes de la exposición solar. Está comprobado científicamente que esta planta mejora el sistema inmunitario cutáneo.

Fresa. Algunas universidades europeas han creado unas herramientas que testan la resistencia del extracto de fresa al sol, comparándola a 90 min. de exposición solar en la Rivera francesa.

Aceite de burutí. Este compuesto, procedente de Brasil, está teniendo un gran impacto en la industria cosmética. Rico en caroteno y otros antioxidantes, ofrece una protección solar muy eficiente.

Frambuesa. Cargada de vitaminas y minerales, es el mejor remedio natural para mantener el organismo hidratado durante los meses más cálidos. Hay muchos estudios que confirman cómo el aceite de frambuesa protege de la radiación UV, estimulando la producción de melanina. Es el ingrediente clave para prolongar el bronceado.

Rhamus Alpina. Este arbusto crece en nuestra geografía y se ha comprobado su capacidad a la hora de reducir el daño solar sobre la piel.

Nuez. El aceite de cáscara de nuez protege frente a la radiación UVB, al tiempo que ayuda a producir más melanina. Es perfecto para los que tienen la piel clara y sensible.

Cafeína. Aunque sólo se asocie al cuidado corporal o capilar, la cafeína se está introduciendo en el campo del cuidado solar por su recién demostrada acción a la hora de eliminar las células dañadas por el sol.

Buddleja. El extracto de sus hojas repara el daño celular que se produce durante la exposición solar.