SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

LIPOTRANSFERENCIA, TÉCNICA EN ALZA

Por Nueva Estética

Arranca el año y con él las predicciones en cuanto a tendencias de cirugía plástica se refieren. El Dr. Vila Moriente, secretario de la Sociedad Gallega de Cirugía Plástica, afirma que “una de las intervenciones que se consolidará en este 2018 será la lipotransferencia, una técnica que consiste en redistribuir la grasa de nuestro propio cuerpo para moldearlo; quitando de donde sobra, principalmente del abdomen y cartucheras, y poniendo donde falta”. 


La lipotransferencia ha demostrado ser una técnica eficaz en los siguientes casos:

 

Rejuvenecimiento facial. La lipotransferencia permite rellenar surcos y arrugas, realzar pómulos o devolver a la piel tersura y luminosidad.

Aumento de pecho. Se consigue otorgar a los senos mayor tamaño.

Remodelación de glúteos. Logra incrementar su volumen, moldeándolos y dándoles la forma deseada. 

Abdominoplastias y liposucción. La propia lipotransferencia se basa en extraer grasa del abdomen o los muslos, por lo que a la vez que disminuimos el volumen de estas zonas, aumentamos el de otras.

 

La principal ventaja de la lipotransferencia  es que, al tratarse de grasa de nuestro propio cuerpo es un “autoimplante” natural que no produce rechazo”, así lo comenta el doctor Vila Moriente. Pero aún quedan retos por afrontar. “Por ejemplo, al utilizar grasa natural y no implantes, puede ocurrir que ésta se reabsorba, disminuyendo el tamaño de la mama o del glúteo. Esto obligaría a una reintervención. Para evitarlo es importante que la paciente siga una dieta equilibrada, pues la idea es impedir recuperar la grasa de donde se ha eliminado. Tampoco interesa que la paciente adelgace porque se podría perder el volumen de las zonas mejoradas. En definitiva, tras este tipo de intervención lo mejor es llevar a cabo una alimentación sana y realizar ejercicio moderado”, concluye el doctor Vila Moriente.