SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

LIFTING DE PIERNAS

Por Nueva Estética
Una depurada técnica de cirugía lifting reposiciona y tensa la piel de la cara interna del muslo.
 

La cara interna de los muslos es una zona muy propensa a la flacidez y el descolgamiento, debido a la escasa consistencia de la dermis en esta zona. El cirujano plástico Dr. Miguel Chamosa corrige este inestetismo a través del lifting crural, con el que logra eliminar las ondulaciones que provoca el descolgamiento cutáneo. 
CIRUGÍA DE AUTOR El primer gesto trascendental a la hora de realizar esta intervención es la localización de la incisión, que se realiza partiendo de la ingle, siguiendo una trayectoria paralela al pubis y continuando hacia el costado. Ésta es la clave para evitar que con el paso del tiempo la cicatriz se descuelgue y asome por debajo de la ropa interior o el bikini. El segundo gesto que marca la diferencia en este lifting de muslos se refiere al anclaje de los tejidos descendidos, que se reposicionan y se sujetan alrededor del tendón de los abductores, justo en la fascia de Colles. Se trata de traccionar las partes blandas, suturándolas a esta estructura fija localizada en la cara interna de la ingle, mediante unos tres puntos con sutura trenzada no reabsorbible, que es muy resistente. Finalizado este trabajo estructural interno,  se elimina la piel sobrante y se cierra con una sutura intradérmica reabsorbible.
Si flacidez y descolgamiento se acompañan de grasa localizada, es necesario practicar una mínima liposucción seguida del estiramiento de la piel, porque el vaciado  completo de la grasa excedente puede empeorar el cuadro.