SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

JAW CONTOURING: MINI-LIFTING DE MÁXIMA PRECISIÓN

Por Nueva Estética
El conocido cirujano plástico, Dr. Miguel Chamosa, presenta una técnica de remodelado del tercio inferior del rostro, que se aborda a través de una mini-liposucción, con la que se eliminan las “cocochas”, dos porciones de tejido blando descendido que se forman a ambos lados de la barbilla y que desdibujan la línea mandibular.
 
CUANDO LOS RASGOS SE “CAEN”
La primera manifestación que anuncia la pérdida de definición del óvalo facial son las “cocochas”, dos segmentos de tejido descendido, que se sitúan a ambos lados de la barbilla, desdibujando la línea de la mandíbula. Las cocochas suelen hacer acto de presencia más allá de los 40 años y están provocadas por el descenso de los tejidos blandos (grasa) y la reabsorción de los tejidos duros (hueso). Las alteraciones que provoca este deslizamiento tisular hacia la mandíbula se notan también en la zona de la ojera, que se hunde con la consiguiente acentuación del borde orbitario. Estas manifestaciones tempranas del envejecimiento anatómico suelen coincidir también con el esbozo de las líneas de marioneta, que parten de las comisurasde la boca hacia abajo.
El Dr. Miguel Chamosa, que dirige la clínica madrileña de cirugía estética que lleva su nombre, propone un pequeño retoque quirúrgico, que consiste en una mini-liposucción de alta precisión, con la que elimina esta porción de tejido descendido y protuberante localizado en los laterales del mentón. Esta intervención permite remodelar la línea mandibular, sin tener que recurrir a una cirugía más ambiciosa, como es el lifting facial del tercio inferior, cuando aún no es necesario.
 
 
PROCEDIMIENTO MINI-LIPO
la intervención se realiza con anestesia local + sedación  y no dura más de una hora. La liposucción se realiza empleando cánulas muy delgadas (2 mm. de diámetro), que se introducen a través de tres micro-incisiones, dos detrás del lóbulos de las orejas y una tercera bajo la barbilla. Estos miniorificios de entrada permiten un acceso directo, en sentido oblicuo, sobre la zona que se debe “perfilar”.  Para que el resultado final sea lo más natural posible, la clave según nos cuenta el Dr. Chamosa, está en no vaciar del todo la grasa que forma la “cococha”, sino simplemente descargarla la zona, es decir ser un poco precavido respecto a la cantidad de grasa aspirada.