SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

DIETA SLIM

Por Nueva Estética

Por un peso feliz y saludable… este es el lait motiv de esta dieta, que más que una dieta es un programa alimenticio para controlar el peso comiendo de todo. ¿se puede? Sí, pero hay que seguir fielmente las 3 fases que esta metodología propone. ¿Te unes al plan?


Este método tiene como objetivo cambiar los hábitos de conducta de una manera progresiva, alcanzando pequeños retos en plazos establecidos. De esta manera, en un total de 9 semanas se habrán establecido las bases de una conducta alimenticia saludable. El resultado final será un peso ideal y una silueta envidiable.  ¿Por qué es importante seguir estas normas de una manera escalonada y centrarse en objetivos concretos? Pues muy sencillo, el secreto del éxito está en no marcarse desafíos demasiado pretenciosos, sino metas fáciles y asequibles, así el cerebro sólo tiene que concentrarse en superar “pequeñas pruebas” y no se desmotiva por exigirle mucho en poco tiempo. Cada uno de los pasos para alcanzar la figura ideal los explica Alex Walk en su libro Peso Libre. Veamos cuales son las tres fases que hay que superar para conseguirlo.

 

FASE 1

MASTICAR BIEN

Estarás de acuerdo en que, por lo general, comemos demasiado rápido. Cuando nos sentamos a la mesa, la mayoría de las personas engullimos los alimentos, los tragamos rápidamente sin masticar. Cuando te dispones a comer, el organismo mantiene abierto el sistema del apetito aproximadamente durante 15-20 min., lo que equivale al periodo de tiempo en el que más hambre tenemos, de manera que cuanto más rápido se coma y menos se mastiquen los alimentos, más comida se estará introduciendo en el cuerpo en esos primeros minutos. Lo ideal es masticar de 30-50 veces cada bocado, intentando ingerir cantidades pequeñas. Una buena manera de masticar bien consiste en disfrutar del alimento que consumimos: sentir su aroma, textura y los sabores nuevos que nos abren el paladar a una gran variedad de matices. Al optimizar las enzimas salivales con los alimentos se logra una pre-digestión, iniciándose el proceso químico de separación entre las sustancias benéficas y las tóxicas. De esta manera también se logra una sensación de plenitud más rápida.

 

FASE 2

REALIZAR ACTIVIDAD FÍSICA

Aconsejaos la llamada marcha nórdica con la que se ejercitan casi el 90% de los músculos del cuerpo. Además, se recomienda hacer esta actividad en el exterior, porque,  por si no lo sabías, el sol contribuye a la desintoxicación y a la pérdida de peso, puesto que abre los poros y permite, gracias al calor de la actividad física, que las toxinas sean expulsadas a través de la piel de una forma natural. Por si esto fuera poco, el aire fresco contribuye a cumplir con más eficacia los ciclos de asimilación y eliminación, en cambio si se está en un sitio cerrado, se terminará respirando el aire cargado de toxinas que se acaban de eliminar. A esta actividad aeróbica, se debe añadir algún tipo de ejercicio para incrementar la masa muscular, como por ejemplo levantamiento de pesas.

 

 

FASE 3

UNA BUENA ALIMENTACIÓN

La máxima por excelencia es conseguir el peso ideal sin la necesidad de hacer dieta. Lo importante es seguir un régimen consistente en alimentos frescos y naturales. Las proporciones más adecuadas son las siguientes: 20% de proteínas y 80% del resto de alimentos. Las proteínas están clasificadas en dos categorías, las de origen animal (pescado y carne) y las de origen vegetal (tofú, hesitan y legumbres). En otra dimensión están el resto de los alimentos como las frutas, cereales, verduras, hortalizas, algas, germinados y frutos secos. Las proteínas son la sustancias alimenticias más complicadas en lo que a alimentación u utilización se refiere. El tiempo promedio para que los alimentos atraviesen en su totalidad el tracto intestinal final es de 25 a 30 horas. Este lapso fácilmente se duplica en el caso de las proteínas de la carne, por lo que a mayor cantidad de proteína ingerida, menos energía disponible para otras funciones necesarias, como la eliminación de residuos tóxicos. Por su parte, las frutas crudas son muy necesarias, pues proporcionan el contenido acuoso y el combustible necesario para la desintoxicación.