SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

BRUMAS DE BELLEZA

Por Nueva Estética

Ni geles, ni cremas, ni aceites, ni bálsamos, la textura indiscutible de esta temporada es la acuática. la piel exige vestir tejidos “watery”, brumas y esencias ligeras de efecto refrescante, hidratante, protector o antiedad… hay para todos los gustos y tipos de cutis. 



Estas fórmulas acuosas envasadas en un pulverizador proyectan su contenido en forma de microgotas que colman la piel de belleza. Hasta hace sólo unos años, las únicas brumas del mercado eran las aguas termales, pero, poco a poco, han ido surgiendo fórmulas más sofisticadas que añaden al agua ingredientes de todo tipo para alcanzar objetivos distintos. Y lo mejor de todo, además de sus fórmulas activas, su modo de aplicación en forma de nebulización asegura una agradable sensación de frescor inmediato. Estas aguas enriquecidas viven hoy su momento más dulce. Y es que estos cosméticos en formato “mist” atesoran en su interior gotas y gotas de sensualidad.

 

Las cualidades de estas brumas de belleza son inmensas, y aunque es cierto que las fórmulas de las brumas faciales tienen como principal función hidratar la piel, también poseen efectos calmantes y revitalizadores; además de destacar por su poder iluminador y matificante. Y sus virtudes no quedan ahí, porque su uso es muy útil en pieles sensibles para aliviar las incomodidades que se le plantean a lo largo del día. Además, se pueden utilizar de forma aleatoria ya que no existe una regla específica que dicte con rotundidad cuándo se tienen que aplicar: antes de las cremas o sobre el maquillaje, por ejemplo, entre la base y los polvos traslúcidos, para dar un aspecto más humectado, o si se quiere, al finalizar para evitar el aspecto empolvado de la tez.

 

No es ningún secreto, al igual que los expertos recomiendan beber, al menos, dos litros de agua para mantener su correcta hidratación, la piel requiere de igual modo, de este bien tan preciado. Los cutis cansados, fatigados o secos reclaman a gritos su buena dosis de hidratación, de ahí que para ellos los cosméticos en formato spray se hayan constituido como auténticos productos “must have”.