SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

ALIMENTACIÓN TOP PARA FRENAR LA CAÍDA DEL CABELLO EN OTOÑO

Por Nueva Estética

La dieta puede hacer mucho por la salud del cabello. laura Parada, nutricionista de Show Life House, nos descubre la dieta de alimentos y nutrientes indispensable para combatir la caída estacional del cabello. 


Kiwi. Es uno de los alimentos con más vitamina C, una vitamina fundamental en la salud capilar, puesto que es clave en la producción de colágeno, uno de los componentes del cabello. Su déficit produce un cabello quebradizo.

 

Avellanas. Su alto contenido en biotina (76 microgramos por 100 gramos), las convierte en grandes aliadas para promover el crecimiento capilar. Llamada también vitamina H y vitamina B8, la biotina favorece el crecimiento de los tejidos de rápida reproducción como es el pelo. También interviene en el metabolismo de las grasas, lo que se traduce en un cuero cabelludo más sano y en un cabello más elástico y con menos tendencia a romperse. Pero además, estimula la circulación sanguínea, permitiendo la llegada de nutrientes a la raíz del cabello.

 

Salón. Es rico en ácidos grasos esenciales, componentes fundamentales para el buen funcionamiento del organismo, pero que el cuerpo no es capaz de producir. Alrededor del 3% del cabello se compone de ácidos grasos, de ahí su importancia. Promueven el crecimiento del cabello, manteniendo la hidratación del pelo y del cuero cabelludo y proporcionando brillo.

 

Berberechos. Su alto contenido en hierro los convierte en exquisitos aliados para un pelo sano. El hierro es responsable de llevar el oxígeno a cada célula del cuerpo, incluyendo las del cuero cabelludo y los folículos pilosos, por eso es esencial para el crecimiento del cabello y para un pelo sano y fuerte. Y si los berberechos se acompañan de un chorrito de limón, la vitamina C se absorberá mucho mejor.

 

Aceite de girasol. Es especialmente rico en vitamina E, necesaria para nutrir el cabello dañado y para prevenir un cabello quebradizo. Favorece la capacidad del organismo para producir queratina en el interior del cabello, lo que reduce su rotura.

 

Legumbres. Contienen ácido fólico (y también zinc), que contribuye a la oxigenación de la sangre de los folículos pilosos. Además, promueve la reparación celular para fortalecer las raíces del cabello y evitar su debilitamiento.

 

Ostras. Son el alimento más rico en zinc, un mineral esencial indispensable para la síntesis de colágeno y elastina, fundamental para el crecimiento de un cabello sano.