SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

ALERTA CONTRA EL TURISMO DE BISTURÍ

Por Nueva Estética
Sociedades médicas y especialistas en cirugía estética advierten que el denominado Turismo One Day Clinic, es decir aprovechar ofertas de cirugía estética low-cost dentro de paquetes de vacaciones entraña serios riesgos. 
 

Viajar al extranjero para someterse a una cirugía estética ya se puso de moda hace unos años a través de paquetes vacacionales que incluían intervenciones de bajo coste en Sudamérica. Pero últimamente estamos asistiendo a un repunte de esta práctica con ofertas low-cost, sobre todo en Turquía, Marruecos y Túnez, donde a la vez que se hace turismo “venden· la posibilidad de someterse a una lipsucción, aumento de pecho, lifting, retoques faciales o un injerto de cabello.
La SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) se muestra muy recelosa de estos precios tan baratos, mientras la AECEP (Asociación Española de Cirugía Estética Plástica) califica esta práctica de “alto riesgo”. Por su parte, el cirujano plástico Dr. Antonio Tapia detalla las graves consecuencias que puede acarrear el turismo de bisturí. 
 
Poca seguridad Los costes de una cirugía incluyen gastos de quirófano, anestesia, implantes, estancia hospitalaria… Regatear en los costes para rebajar el precio repercute en la seguridad del paciente. 
Personal médico poco cualificado Quienes realizan estas intervenciones suelen ser médicos que acaban de finalizar la especialidad, tienen poca experiencia y trabajan a destajo. En este sentido, tanto las sociedades de cirugía plástica como el Dr. Tapia subrayan lo importante que es conocer las credenciales de quien te vaya a operar.
Falta de estudio preoperatorio Semanas antes de cualquier intervención el cirujano se informará del historial médico del paciente y pedirá pruebas como electrocardiograma y análisis de sangre.
Postoperatorio insuficiente Después de una cirugía siempre es recomendable reposar, no tomar el sol ni realizar deporte, actividades difíciles de evitar en estos paquetes vacacionales.
Nulo seguimiento Es imposible realizar visitas de control postoperatorio  y llevar un seguimiento de la evolución del paciente.
Posibles complicaciones Con las cirugías low-cost aumentan los riesgos de consecuencias adversas: infección, fiebre, hematomas y finalmente, malos resultados estéticos.
 
Para acabar el Dr. Antonio Antonio Tapia se muestra rotundo al señalar que la cirugía plástica y estética es una práctica médica, no un negocio, y lo más importante es siempre el paciente.