SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

Elige tu Especial

Mirada, labios y cuello… se erigen como las 3 zonas más delicadas del rostro. En ellas, las huellas del tiempo se marcan intensamente, sin pasar si quiera un año por alto. Su belleza, efímera y delicada in extremis, les han convertido en el punto de mira de los cosmetólogos, que han ideado fórmulas de acción exclusiva. 
Aunque la juventud es efímera y el envejecimiento inevitable... cada edad tiene sus ventajas y su belleza. Si se la cuida como es debido, la piel puede lucir espléndida año tras años, sólo hay que saber qué le conviene en cada momento y atenderla como se merece. Envejecer, sí pero sin hipotecar la juventud. Ahora la cosmética antiedad permite cambiar el destino de la piel, por lo que cumplir años ya no es lo que era.  
Dicen que quien da, recibe... y así es; la piel es el vivo reflejo de las atenciones que se le ofrecen a lo largo de su vida. Además, es extremadamente caprichosa y pide lo que necesita en cada momento. si no se le atiende como ella espera, se revela mostrando su peor cara. Tras las vacaciones, supuestamente ésta debería estar más descansada que nunca pero, aunque parezca una contradicción, no es así. los excesos del verano le pasan una factura y bastante alta. los 5 problemas que le han salido más caros son: la aparición de fotoarrugas, la falta de hidratación, los daños en la estructura cutánea, la formación de manchas y la carencia de luminosidad.